Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así será el plan de vacunas en Asturias para evitar robos de las mafias

Salud mantiene en riguroso secreto la ubicación en el HUCA de la nevera donde se guardarán tras llegar de Bélgica | Los geriátricos inmunizarán a mayores y cuidadores en dos semanas a partir del domingo 27

vacuna

Parece una enorme nevera doméstica, pero se ha convertido en el arca de la alianza contra el coronavirus: está en un lugar secreto y encierra la salvación contra la pandemia. Salud rechaza revelar dónde se encuentra el ultracongelador que el Principado ha adquirido para preservar a -83 grados centígrados las vacunas contra el covid-19 que llegarán al Principado en torno al día de Navidad, para ser dispensadas a partir del 27 de este mes, domingo. Pese a todo el secretismo, algunas fuentes lo sitúan en las instalaciones del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). De allí saldrán las primeras dosis que se aplicarán a mayores y cuidadores de las residencias de ancianos, consideradas la primera línea para asentar una inmunidad colectiva contra el virus. Según el nuevo cronograma, la inmunización de este colectivo se iniciará el próximo domingo, día 27, y se completará en dos semanas.

El Ministerio de Sanidad sostiene que sobre las vacunas del coronavirus se ciernen –a nivel mundial– amenazas de robos por parte de mafias. Por eso la discreción se ha tornado en secretismo obsesivo. Altísimas autoridades de la región ignoran el emplazamiento del congelador.

El Gobierno regional trabaja contra reloj en el operativo para iniciar una campaña de vacunación que será el referente para marcar el inicio del fin de la pesadilla de la pandemia, aunque la mayoría de los expertos advierten de que la batalla será lenta y larga y se prolongará durante buena parte del próximo año. Lo que parece claro es que el antígeno se inyectará por personal sanitario directamente en los centros geriátricos. Más tarde se hará en los centros de salud. Las residencias de mayores asturianas ya están preparando sus listas de personas que serán vacunadas. Las familias han sido instadas a decir sí o no en breve plazo.

La previsión de Asturias es que las primeras dosis se apliquen ya el próximo día 27

decoration

El Gobierno regional adquirió a principios de mes un “ultracongelador” necesario para preservar a 83 grados centígrados bajo cero las vacunas del covid-19. Cantabria, en cambio, ha exhibido los cuatro ultracongeladores que ha comprado para preservar sus dosis de vacuna. Son similares al modelo asturiano, aunque de mayor capacidad. En su interior se logran unas temperaturas muy bajas. En pocas ocasiones se han alcanzado temperaturas de ese orden de manera natural en nuestro planeta.

El ultracongelador asturiano es un aparato de dos metros de alto y unos 90 centímetros de anchura y profundidad. El modelo NU-9483-E, del fabricante Nuaire, ha sido servido por la empresa Nirco con un coste de 7.504,61 euros. Si se le añade el IVA correspondiente (21 por ciento), la adquisición ha supuesto para el Servicio de Salud del Principado (Sespa) un desembolso de 9.080,58 euros.

Capacidad de 483 litros

La compra se formalizó mediante una orden del pasado día 2. En esa resolución, el Principado establece que “las indicaciones del Ministerio de Sanidad son que en el mes de enero la vacuna frente al coronavirus desarrollada por el laboratorio Pfizer será recepcionada en Asturias”.

No obstante, los plazos se han acelerado y la previsión de Asturias es que las primeras dosis se apliquen ya el próximo día 27. La compra se ha hecho con carácter de emergencia. Se trata de un modelo con capacidad para almacenar 483 litros. Cuenta con una pantalla digital, sistema de alarma en el caso de excesos y defectos de temperatura, indicador de estado de la batería y sistema de diagnóstico continuo. Establece un rango de congelación de entre 50 y 86 grados bajo cero. El ultracongelador, además, funciona mediante un sistema de refrigeración que no contiene clorofluorocarbonos, perjudiciales para la capa de ozono.

Pese a la baja temperatura en su interior, existen lugares en la Tierra en los que los termómetros llegan a bajar más: se realizó una medición inferior en la Antártida Oriental, en un pequeño valle sobre la capa de hielo. Gracias a satélites, en julio de 2018 pudieron registrarse temperaturas de 98 grados bajo cero. Hasta entonces, el récord lo tenía la estación rusa de Vostok, donde en 1983 se midieron 89 bajo cero. Hallarse en unas situaciones de tal temperatura obliga a utilizar un equipo adecuado, ya que el aire tan frío haría colapsar los pulmones.

A 12 euros el pinchazo

El reparto de las vacunas parece un operativo de película. Las dosis de la farmacéutica Pfizer (basadas en ARN mensajero capaz de ordenar al cuerpo del receptor que “construya” los antígenos para combatir el virus SARS-Cov-2) llegarán en cajas de 5.000 unidades que se distribuirán en 50 lugares secretos de reparto para evitar boicots o robos. Las dosis llegarán procedentes de Bélgica, aunque no se ha aclarado si habrá puntos intermedios de distribución o se enviarán directamente al lugar de destino. El Ministerio de Sanidad ha señalado que las cantidades que recibirá cada comunidad autónoma no se fijarán en función de su población, sino según el número de personas susceptibles de recibirlas en la primera campaña al ser prioritarios: mayores en residencias, dependientes y personal sociosanitario. Asturias necesita en la primera tanda al menos 21.000 dosis, para cubrir a las personas en geriátricos y a sus cuidadores.

Sanidad admite que es probable que existan casos en los que se manifiesten efectos adversos, pero pide “serenidad” a la población. La vacuna de Pfizer necesita, además, una segunda dosis al cabo de 21 días. El efecto inmunizador llega una semana más tarde. Cada pinchazo tendrá un coste para la Administración de unos 12 euros, después de que ayer la ministra belga de Presupuestos revelase en un descuido el coste de cada vacuna.

Compartir el artículo

stats