Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los servicios más complicados de la Benemérita a causa de la nieve

El misterio del polaco que llegó descalzo a Llanos de Somerón (Lena) en plena nevada

La Guardia Civil realizó numerosas intervenciones en el temporal, como el rescate en Ilano de un hombre que discutió con quien le llevaba en coche

Agentes de la Guardia Civil ayudan a un conductor en plena nevada en la carretera de La Espina a Tineo, en este último concejo.| Guardia Civil

Agentes de la Guardia Civil ayudan a un conductor en plena nevada en la carretera de La Espina a Tineo, en este último concejo.| Guardia Civil

Llanos de Somerón forma parte del Camín Francés y por eso es bastante habitual el paso de peregrinos, pero ninguno como el que apareció por el pueblo el pasado 5 de enero. Asturias estaba en plena “nevadona”, con temperaturas gélidas, y en el pueblo se acumulaba hasta un metro de nieve. Los vecinos no salían de su asombro cuando lo vieron aparecer, una vez oscurecido, más aún cuando vieron que iba descalzo, con las zapatillas de deporte colgadas de la mochila. “No conseguimos que nos diera ninguna explicación de qué hacía allí con aquel tiempo, aunque por las trazas parecía que quería seguir subiendo. Le hablamos en español, yo lo intenté en inglés y hasta le pusimos al teléfono a un chaval que habla polaco, pero nada. Solo se explicó para pedirnos un cigarro. No conseguimos sacarle ni el nombre, ni de dónde venía ni a dónde iba”, asegura David Ordóñez.

“Una vecina le trajo un bocadillo, y le dimos de beber. Al principio pensamos que venía al albergue del pueblo, pero llamamos al dueño y nos dijo que no tenía ninguna reserva. Si le dejamos en la calle, muere de frío”, añade Ordóñez. “Es un misterio que no nos explicamos. Algunos, la verdad, llegaron a desconfiar de sus intenciones, porque todo era muy raro”, explica este joven.

Pacas trasladadas por el helicóptero de la Guardia Civil a Pelúgano (Aller) para alimentar el ganado.| Guardia Civil

El propietario del albergue, Pablo Sánchez, no estaba en el momento en el que el joven llegó al pueblo, peor sí le vio caminar por la carretera a la altura de Puente los Fierros, a más de cuatro kilómetros de distancia de Llanos de Somerón.

Al final, los vecinos llamaron a la Guardia Civil. La Patrulla de Pola de Lena identificó al hombre como un ciudadano polaco y lo trasladó al acuartelamiento de Pola de Lena y más tarde al albergue “Cano Mata” de Oviedo, donde al parecer ha pasado unos días.

Un agente de la Guardia Civil de Montaña lleva comida a una yegua en Vega de Soñín (Onís). | Guardia Civil

Con mucho frío

Esta fue solo una de la asistencias que la Guardia Civil de Oviedo tuvo que realizar en plena “nevadona”, la más copiosa en décadas. Otra servicio humanitario se produjo en Pastur, en el concejo de Illano. La Patrulla del puesto de Santa Eulalia de Oscos recibió aviso de la Central COS para que localizaran a un hombre que, tras discutir con el compañero con el que viajaba en un vehículo, se bajó del mismo y quedó en la nieve. La patrulla localizó al hombre “mojado y con mucho frío”, y lo trasladó a la localidad de Vegadeo.

Los agentes de la Guardia Civil de Oviedo realizaron más de 100 auxilios a personas y vehículos entre los días 5 y 14 de enero con motivo del temporal de nieve. Las patrullas de Seguridad Ciudadana transitaron por las carreteras para determinar si la circulación era viable, se hacía necesario el uso de cadenas o el cierre de la calzada.

Agentes, en un auxilio en carreteras.

En el transcurso de estos reconocimientos, las patrullas auxiliaron a numerosos vehículos y personas que se encontraban atascadas a consecuencia de la nieve, consiguiendo que pudiesen circular paleando la nieve, empujando los vehículos, remolcándolos con los coches patrulla o poniendo cadenas a los usuarios que no sabían hacerlo. Por ejemplo, las patrullas de Seguridad Ciudadana del puesto de Tineo realizaron en la mañana del día 4 de enero, en la carretera de La Espina a Tineo (AS-216), numerosos auxilios a vehículos que quedaron atrapados a causa del temporal.

Alimento para los vecinos y el ganado atrapado en las brañas del Oriente y la Montaña Central

Los guardias de Montaña (Greim) de Cangas de Onís realizaron varios servicios humanitarios durante esta nevadona. El día 12, tras entregar pan a los dos vecinos de Casielles, se enfundaron los esquíes para continuar hasta Biamón, a cuyo único habitante le entregaron pan y medicamentos. Más tarde, en todoterreno, accedieron a Viboli, donde dieron medicinas a una vecina y repartieron víveres. En cinco horas recorrieron con esquíes 13 kilómetros y salvaron un desnivel de 1.000 metros. Otro grupo de tres miembros del Greim acudió a la Vega de Soñín (Onís), en pleno parque de los Picos de Europa, para localizar una yegua y darle alimento. Y este viernes, el Greim de Mieres y agentes del Seprona, en helicóptero, llevaron pacas para el ganado en Pelúgano (Aller).

Compartir el artículo

stats