Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Villaverde se alza rector para “llevar a la Universidad más lejos y hacerla más grande”

“Mi candidatura nació de dos perspectivas que habían estado enfrentadas (la de Gotor y Vázquez) y encontraron en mí la unión”, resalta el gijonés

Ignacio Villaverde, nuevo rector de la Universidad de Oviedo, lo celebra con su familia: "Oye, ¿avisasteis al abuelo?" Amor Domínguez

Con un grito de “¡venga, sí!”, y abrazando a su equipo de campaña y a sus dos hijas, Ignacio Villaverde Menéndez celebró ayer exultante su victoria en las elecciones a Rector de la Universidad de Oviedo. El catedrático de Derecho Constitucional ganó, en las primeras elecciones telemáticas de la historia, con el 52,4% de los votos al químico Santiago García Granda (47,5%), que gobernó la institución académica durante casi cinco años. El gijonés, de 55 años –a punto de cumplir los 56–, se fija como meta “llevar a la Universidad más lejos y hacerla más grande”. Villaverde superó a Granda en tres de los cuatro colectivos –perdió en el personal docente e investigador no permanente– y arrasó en casi todos los campus, salvo en casa, en Gijón.

Granda y Villaverde se saludan con el codo tras los resultados. | L. M.

Granda y Villaverde se saludan con el codo tras los resultados. | L. M.

La espera por los resultados fue de infarto. Primero salieron los datos de participación, que al final se quedaron por debajo de los comicios de 2016 y de las previsiones de récord. Votó el 20,38% del censo, es decir, 4.899 personas de un total de 23.992 que componen la comunidad académica asturiana. En 2016, cuando salió elegido rector Santiago García Granda, lo hizo, por contra, el 26,68%. Las cifras finales también evidencian que hubo estudiantes, profesores y personal de administración y servicios que mostró su intención de votar y no lo hizo. Habían verificado su número de teléfono móvil, un paso obligado para poder participar en el proceso, el 28,99% del censo, o lo que es lo mismo, 6.956 personas.

El nombre del triunfador se conoció poco antes de las siete y media de la tarde, unos treinta minutos después de que hubiesen cerrado las urnas virtuales. Ignacio Villaverde y su equipo, que ocupaba una de las salas de la planta baja del edificio histórico, estallaron de alegría, tras actualizar “como locos” la página web de las elecciones de la Universidad y ver que el constitucionalista había ganado. Eran votos, no obstante, sin ponderar, así que, tras la euforia inicial, hubo unos minutos de nerviosismo. Hasta que ya se hizo oficial. Villaverde se fundió en un abrazo, con los ojos llenos de lágrimas, a sus hijas, Paula (de 25 años) y Nuria (de 14), también muy emocionadas. Ellas pidieron a su padre estar ayer allí, a su lado, en un día histórico. “Estamos muy orgullosas de él. Que haya conseguido su objetivo es realmente fantástico”, expresaron en medio del alborozo.

Villaverde no paró de abrazar a unos y a otros –“hoy no me importa arrugarme”, dijo por el traje–, de hacer alguna llamada de teléfono –“¡Lo conseguimos! Ahora, a trabajar”, señaló en una de ellas– y de apretar el puño en señal de victoria. El catedrático fue recibido en el patio del edificio histórico entre aplausos de sus compañeros de Derecho Público. Y allí mismo, a las 19.47 horas, se produjo el esperado encuentro entre Villaverde y el rector saliente, Santiago García Granda. Se saludaron primero con el codo y se despidieron después con un apretón de manos. “Estoy seguro de que la Universidad queda ahora en buenas manos. Mucha suerte en todo, y tienes mi colaboración para todo lo que consideres oportuno”, manifestó el catedrático de Química Física. Unas palabras que luego, ante los medios de comunicación, repitió en el aula Rector Alas.

“Estoy seguro de que la Universidad queda ahora en buenas manos. Mucha suerte en todo, y tienes mi colaboración para todo lo que consideres oportuno”, manifestó Granda

decoration

En ella Ignacio Villaverde pronunció su primer discurso como nuevo Rector. Empezó dirigiéndose a Granda: “Tú ya formas parte de la galería de rectores y siempre serás Rector”. Y continuó, dando las “gracias” a la comunidad universitaria por confiar en un proyecto, el suyo, construido “desde muy abajo”. Una candidatura, además, que nació, aseguró, “de dos perspectivas de Universidad que habían estado enfrentadas –la de Juan Vázquez y la de Vicente Gotor– y que encontraron en mí la persona que podía unirlas”. “Esa ha sido nuestra fortaleza”, opinó.

Así fue el relevo entre Santiago García Granda e Ignacio Villaverde Amor Domínguez

El catedrático de Derecho Constitucional también tuvo palabras para el equipo rectoral de Granda, que realizó “un trabajo tremendo”. Y, por supuesto, se dirigió a su equipo de campaña –con el químico Humberto R. Solla a la cabeza–, formado por “personas impresionantes”, que “nunca desfallecieron” durante “dos años largos” de preparación. Villaverde terminó el turno de agradecimientos con la familia. “Mis hijas están aquí. Mi mujer –Marta– no ha podido venir. Mi madre –Esther, ya fallecida– estará viéndome. Y mi padre –Antonio– estará sonriente. La familia ha sido mi soporte callado, haciendo la colada y la comida cuando yo no tenía ni siquiera un minuto para hacer la compra”, afirmó.

El constitucionalista, que llevó su “talismán”, el alfiler de corbata que heredó de su abuelo Julio, puso el broche final a la histórica jornada electoral con una promesa de dedicar “todos los esfuerzos” por “llevar más lejos a la Universidad de Oviedo y hacerla más grande”. “Hoy (por ayer) empieza una nueva etapa, hoy es nuevo comienzo para la Universidad que queremos”, remató. Y ovación. Y llamada de teléfono del presidente del Principado, Adrián Barbón.

Granda: “Llevar durante casi cinco años esta institución ha sido el mayor de los honores”

Pese a la derrota, Santiago García Granda no perdió la sonrisa. “La Universidad de Oviedo queda en buenas manos”, fue la primera frase-felicitación que pronunció ante Ignacio Villaverde. El catedrático de Química Física recibió los reñidos resultados junto a su equipo y en el despacho del rectorado, en el edificio histórico. “Es un momento feliz para la Universidad y para mí como rector. Creo que hemos hecho una campaña muy limpia. Los resultados son ajustados pero suficientemente claros. Me pongo a disposición del nuevo equipo”, aseguró minutos después desde el aula Rector Alas, habilitada para los medios de comunicación. “He tenido el honor –continuó– y el placer de llevar esta Universidad durante casi cinco años. Este ha sido el mayor de los honores”. García Granda retrocedió en el tiempo y recordó las elecciones de abril de 2016, en las que resultó vencedor frente a José Muñiz. Entonces “recibí el respaldo mayoritario de la comunidad universitaria y aquí, en el patio del edificio histórico, había muchísimas más personas –no había pandemia–”. Durante estos últimos cuatro años largos, defendió, “hemos trabajado duro y hemos logrado cosas y también hemos cometido errores”. “El futuro ahora será conducido por un nuevo rector. Yo me pongo como un profesor más a su disposición para hacer una Universidad mejor”, añadió para terminar dando gracias al “profesorado, al personal de administración y servicios y al estudiantado”. “Aquí estoy, aquí seguiré y a disposición del nuevo equipo de gobierno estoy”, concluyó. El poco público presente le devolvió el cariño y le aplaudió durante más de un minuto.

Villaverde conquista el campus del Cristo y Granda arrasa en el de Viesques

Tan solo 228 votos separaron del Rectorado a Ignacio Villaverde Menéndez de Santiago García Granda. La diferencia, no obstante, fue mayor ponderando las papeletas –no todas valen los mismo–: 52,4% para el constitucionalista y 47,5% para el químico. Estos porcentajes, aún siendo muy ajustados, fueron menos que los de abril de 2016, cuando Granda ganó por un 51,1% a José Muñiz, hoy rector de la Universidad Nebrija.

En las primeras elecciones telemáticas de la historia –transcurrieron sin incidencias y con solo unas 50 consultas en dos días–, Villaverde obtuvo un total de 2.410 votos, Granda 2.182 y hubo 297 papeletas en blanco. El nuevo Rector ganó en los colectivos de los profesores doctores con vinculación permanente, del personal de administración y servicios y del estudiantado. Justo los alumnos fueron los que le dieron la victoria a Granda hace más de cuatro años. Ayer, sin embargo, le dieron 243 menos que a Villaverde. El químico, por su parte, consiguió el apoyo mayoritario del personal docente e investigador no permanente.

Por campus, el constitucionalista se impuso al rector en funciones en casi todos ellos, salvo en la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón, donde Granda captó la mayoría de los votos; tanto del personal docente e investigador como del personal de administración y servicios como del estudiantado.

También ganó con considerable diferencia entre el profesorado del campus de Mieres y entre los alumnos de su facultad, la de Química. Asimismo, se llevó los apoyos mayoritarios de los docentes no permanentes de los Catalanes y de Humanidades, del profesorado permanente de Jovellanos (Gijón) y de los estudiantes de Formación del Profesorado, Ciencias y Jovellanos.

En todos los demás triunfó Villaverde, que barrió, por ejemplo, en su facultad, la de Derecho, y, en general, en los campus ubicados en la capital y, sobre todo, en el del Cristo.

Ignacio Villaverde, nuevo rector de la Universidad de Oviedo, lo celebra con su familia: "Oye, ¿avisasteis al abuelo?" Amor Domínguez

Compartir el artículo

stats