DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cae un clan que simulaba hacer turismo en caravana para robar en Asturias

La Guardia Civil atribuye casi 40 delitos en toda España a los seis bosnios arrestados, que desvalijaban los vehículos de senderistas y bañistas

Detención

Detención

La Guardia Civil de Alicante detuvo en Vejer de la Frontera (Cádiz) a seis bosnios (tres hombres y tres mujeres de entre 20 y 51 años) por multitud de robos por toda España y otros países europeos. A los detenidos se les atribuyen varios robos en Asturias, donde estuvieron asentados unos días.

El 1 de marzo intentaron llevarse un cajero automático instalado en la vía pública en la localidad alicantina de Orihuela Costa, para lo cual usaron un camión grúa y dos vehículos sustraídos. La Policía Judicial de Alicante inició entonces la “operación Pobegai”. A los investigados se les localizó en viviendas ocupadas en Orihuela Costa, de las que fueron expulsados en marzo.

Durante el tiempo que duraron las investigaciones, los tres detenidos intervinieron en un total de seis robos o tentativas de robos de cajeros, así como la sustracción de siete vehículos y siete camiones grúa que utilizaban para arramblar con los cajeros, que luego abandonaban, todo ello en Alicante, Valencia y Murcia. Los detenidos, juntos otras personas del clan, incluso niños, viajaban por España en autocaravanas, algunas sustraídas y con matrículas falsas. Por temporadas, de no más de 15 días, se asentaban en zonas de acampada con gran afluencia de turistas, donde pasaban desapercibidos. Una vez asentados, salían todos los días, por parejas y distribuyéndose zonas, con el fin de perpetrar robos para obtener dinero en efectivo o efectos que vender en el mercado negro.

Vigilancia con prismáticos

La mayoría de los robos los cometían en vehículos y autocaravanas de turistas, que éstos dejaban para hacer senderismo o ir a la playa. También hacían lo mismo en zonas comerciales. Observaban a sus potenciales víctimas, incluso con prismáticos, para localizar dónde dejaban sus pertenencias. Aparte del dinero, se llevaban sobre todo cámaras de vídeo y fotográficas, cámaras digitales de acción o deportivas y portátiles. Con las tarjetas hacían pagos, incluso por Internet, donde contrataban accesos a plataformas de videojuegos o de emisión de series y películas.

Durante las investigaciones los detenidos estuvieron asentados en Andalucía, Murcia, Valencia, País Vasco, Cantabria, Asturias y Galicia, donde cometieron gran cantidad de hechos delictivos, al menos 37 robos y dos tentativas de robo, aunque el número puede ser mayor. Tienen antecedentes en Francia, Italia y Alemania. Quedaron en libertad con cargos.

Compartir el artículo

stats