Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Dónde están las paneras más grandes de Asturias? Un recorrido para descubrir un tesoro que merece apoyo

Los expertos, que sitúan en Condres (Gozón) la panera más grande de Asturias, con 21 metros de longitud, piden apoyo para las construcciones tradicionales de la región

23

Las paneras más grandes de Asturias Ana Paz Paredes

Gustavo Fernández, cronista oficial de Grado, experto en etnografía, miembro de la Asociación de Amigos del Hórreo y coordinador de Cultura en el Ayuntamiento de Grado, responde a la pregunta de dónde está y cuánto mide la panera más grande de Asturias. Vaya por delante que “si preguntas en cualquier pueblo de Asturias, allí estará la panera más grande porque muchos desconocen el tamaño de otras del resto de la región. Lo normal es que en Asturias supiéramos desde hace muchos años cuántos hórreos y paneras hay, igual que sería normal que supiéramos a ciencia cierta cuál es la panera más grande de la región, lo anormal es que no lo sepamos en pleno 2021. Que tenga que venir alguien de fuera a medirnos las paneras es un síntoma de la dejadez y del olvido de uno de los símbolos de Asturias”, afirma Gustavo Fernández.

Emilio Pérez Cueva, en una imagen de archivo, junto a su panera en Santianes de Pravia.

Con ello se refiere a una información que hace tiempo se dio en redes sociales donde se señalaba que en Santianes de Molenes (Grado) existía el granero elevado más grande del mundo, con 27 metros de longitud. Posteriormente, tanto los propietarios del mismo como Gustavo Fernández afirmaban que era un dato erróneo y que le sobraban, cuanto menos, diez metros. Parece ser que la fallida medición se hizo a través de una aplicación remota.

Las paneras, a diferencia de los hórreos, estos de origen más antiguo que las primeras, son rectangulares y de mayor tamaño. Descansan sobre un número mayor de pegollos y el tejado es a dos aguas, sobre el cual hay dos obispos o cantapaxarinos. Se distinguen, a decir de Fernández, por el tamaño y el tejado, no por la cantidad de pegollos. Entre algunas de las paneras más conocidas por los expertos de la región hay una ubicada en Condres (Gozón), en una casería tradicional asturiana, la que se cree que sí es la más grande de Asturias. Se encuentra dentro de una finca privada propiedad de Álvaro Prendes Moliner, que permitió a LA NUEVA ESPAÑA acceder a ella para fotografiarla. Su dueño la mantiene muy cuidada aunque ya no tenga el uso tradicional.

Panera de Santianes de Molenes (Grado).

Según Paulino García, miembro de la Asociación Amigos del Hórreo, “mide 21 metros de largo. Debe de ser la más grande. Se trata de un recrecido de dos paneras. La mitad oriental ye la genuina de finales el siglo XVIII, mientras que la occidental la trajeron de Peñaullán (Pravia) en 1907. Son dos paneras diferentes que se juntaron aquí. En el medio hay una zona abierta como secadero”, explica. Gozón, Carreño, Gijón, Avilés y Corvera concentran un importante número de grandes paneras.

En segundo lugar, cabe citar la que se levanta en Santianes de Pravia, en el entorno del palacio de Salas, con una longitud de 18 metros de largo y diez de ancho, propiedad de Emilio Pérez Cueva, quien, en su día y a este periódico, señalaba que “es una de las joyas más características que tenemos en el Principado, pero el declive del mundo rural es tal que este patrimonio queda como decorado más que como un sitio con utilidad como tenía en su momento, habría que buscarle una reutilización”, afirmaba. La construcción se deriva de una panera muy antigua, anterior al siglo XVIII, el palacio fue remodelado y la panera sufrió una reforma hace 128 años.

Vista de la panera desde la carretera, donde su tamaño es aún más visible.

Vista de la panera desde la carretera, donde su tamaño es aún más visible.

La panera de tres propietarios en Santianes de Molenes, en Grado, con sus 17,20 metros, y no 27 como se llegó a decir en su día, y una anchura de 7,20 metros y una altura entre 1,70 y 2 metros, le sigue en longitud. La estructura, propiedad de María Teresa Álvarez García, María del Carmen Álvarez Álvarez y Pipo Estrada Álvarez, cuenta, además, con 14 pegollos de madera sobre muros. Procede de la fusión de tres graneros cuya cronología va entre los siglos XVII y mediados del XIX. Pipo Estrada habla con nostalgia de toda la vida que se desarrollaba en aquella panera, tanto arriba como debajo. “Antes la panera era la despensa, la nevera; se guardaban los panes de escanda, se secaban las fabas, el maíz; en la parte baja venían los madreñeros y los goxeiros a trabajar. En fin, todo eso se ha perdido. Es una lástima que se hayan convertido muchas en el lugar donde se almacenan los trastos”. No será la más grande de Asturias, pero, posiblemente, sí la más grande de Grado, seguida de la del Palacio.

Panera de Pen (Amieva).

En tamaño le continúa una de las más fotografiadas: la de Pen (Amieva), que antaño se decía que era la más grande de Asturias. Según Santi Somoano Simón, vecino de Pen y constructor de hórreos y paneras, “la panera parece muy grande porque está ahí metida entre las casas y en un pueblo pequeño como ese, algo que no es habitual. Es recrecida de dos paneras y pertenece a tres propietarios. Está conservada porque sus dueños arreglaron el tejado”. Esta panera es de las pocas que sigue siendo utilizadas para lo que fue creada. “Medirá unos 16 metros. Tiene la singularidad de que se levanta en un pueblo pequeño y que la ve mucha gente que llega por el Beyu-Pen”, explica Somoano, que, como Paulino García y Gustavo Fernández, cree que “muchos hórreos y paneras están, hoy, en la UCI. Necesitan menos burocracia y darles otros usos como el habitacional, que sería el más adecuado para que no desaparezcan”.

Otra panera de grandes dimensiones, algo más de 15 metros, está en San Andrés de Trubia (Oviedo) y pertenece a cinco propietarios.

La panera de casa Rodrigo.

Nieva, “avenida” de paneras

El pueblo de Nieva, en Gozón, puede presumir de que, en uno de sus rincones y en un corto espacio de separación entre las casas, tiene cuatro paneras de buen tamaño. Tal es el caso de la de casa Falcón, que medirá unos 15 metros y, a continuación, la de casa Rodrigo, también de 15 metros, cuidada con primor, rodeada de geranios y con su decoración “estilo Carreño”, al igual que la panera de casa Cantón, muy cerca de la segunda y de unos 13 metros de largo y también muy cuidada por su dueño, Manuel Gutiérrez, para quien mantener hoy en pie y en buen estado un elemento como el suyo “es un lujo. Esta era una panera antigua unida a un hórreo. Antes de que cayeran, mi padre, en 1954, los tiró e hizo esta panera entera con la madera de las otros dos. Cuesta mucho mantenerla porque cada nueve años hay que pintarla, aquí pega mucho el viento y, además de contra la lluvia, hay que luchar contra la carcoma”, explica este vecino, que dice que la mantiene tan hermosa por querencia, porque “hoy en día lo que se mete en ella no son más que trastos. Las aldeas se están acabando y con ellas, las paneras y los hórreos”, explica este vecino. Un poco más allá está la de casa León, de 11,5 metros, de José Luis Muñiz y Ana María González. A diferencia de las anteriores se levanta sobre un muro de piedra. “Es una panera entera en la que ahora solo guardas trastos. Qué tiempos aquellos en que se guardaban patatas, fabas, escanda y maíz. Se colgaban las cebollas y se rodeaba el corredor de ristras de maíz de tal forma que, al tiempo que secaban, protegían la madera del sol. Nosotros teníamos hasta un molino”, recuerda.

La panera de casa Falcón.

La panera de casa Cantón.

La paneta de casa León.

La panera del barrio de El Pedregal, en San Andrés de Trubia (Oviedo).

Compartir el artículo

stats