DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Principado pone en marcha el Presupuesto de 2022 y fía la recuperación a los fondos de la UE

El mantenimiento de la suspensión de las reglas fiscales abre la puerta a unas cuentas expansivas, como en el actual ejercicio

Adrián Barbón, durante un discurso.

Adrián Barbón, durante un discurso. LUISMA MURIAS

El Gobierno regional da el pistoletazo de salida para hacer el Presupuesto de 2022 cuando aún no se ha cumplido el primer semestre del que está vigente, el mayor de la historia de la Administración autonómica del Principado al ascender a 5.237 millones de euros. El Ejecutivo confía para estas cuentas en “un escenario de previsión de recuperación económica” tras la crisis provocada por la pandemia, en el que jugarán un papel esencial la financiación procedente de los fondos europeos Next Generation.

La Consejería de Hacienda publicó el pasado lunes en el Boletín Oficial del Principado (BOPA) las normas para la elaboración de las próximas cuentas del Principado, el trámite que, en la práctica, supone la petición a todas las consejerías, con sus correspondientes direcciones generales y servicios, para que presenten sus anteproyectos de ingresos y cuentas para el próximo ejercicio.

El Presupuesto regional de este año ya incluyó un incremento de la inversión del 32 por ciento, para alcanzar los 483 millones de euros, la cifra más alta desde la gran recesión económica de 2009-2010, que había dejado en mínimos históricos ese capítulo. Las normas de elaboración de las cuentas, dictadas por Hacienda, recogen que los “nuevos instrumentos comunitarios de financiación Next Generation EU representan una ocasión extraordinaria para la puesta en marcha de un plan plurianual de inversiones ya iniciado en el ejercicio de 2021”. El principal pilar de ese programa, subraya el Principado, es el llamado mecanismo de Recuperación y Resiliencia, “cuyo objetivo fundamental es contrarrestar el ciclo recesivo, recuperar el empleo, mitigar los efectos sociales de la pandemia y transformar la economía”. Ahora los diferentes departamentos tienen por delante un mes para elaborar y presentar sus propuestas presupuestarias ya que las secretarías generales técnicas de cada consejería deben entregarlas a Hacienda el 30 de junio. Posteriormente, una vez evaluada esa primera estimación, la consejería que dirige Ana Cárcaba deberá presentar un escenario sobre el techo de gasto no financiero del Principado para el próximo año, una estimación para la que el Principado necesita contar antes con algunos indicadores estatales. La suspensión de las reglas fiscales hasta finales del año 2022, confirmada por Bruselas este mismo mes para dar un mayor margen a los gobiernos ante la crisis asociada al covid, vuelve a abrir la puerta a unos presupuestos autonómicos expansivos, en la misma línea que los aprobados para este año, que ya fueron los más altos de la serie histórica del Principado, con 5.237 millones, de los que algo más del 9 por ciento, se destinaron a la inversión productiva mientras que el 36,4 por ciento son para pagar las nóminas de los empleados públicos, en torno a 1.909 millones de euros.

Compartir el artículo

stats