DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Castro no esperaba el ataque”, resaltan los forenses del crimen de La Felguera

El joven recibió tres disparos, uno de ellos “mortal de necesidad”, que le atravesó la cabeza “cuando estaba en el suelo o cayendo”

Los dos acusados, con sus abogados, Sergio Herrero y José Manuel Fernández González.

Los dos acusados, con sus abogados, Sergio Herrero y José Manuel Fernández González.

Los forenses que levantaron el cadáver y realizaron la autopsia a Iván Castro aseguraron en la mañana de ayer que el joven no tuvo oportunidad alguna de zafarse del ataque perpetrado por Nelson dos Anjos en la tarde del 7 de diciembre de 2017. “No tenía lesiones de defensa, no había ningún resto debajo de las uñas, no esperaba el ataque”, indicó la forense que examinó en primer lugar el cadáver. “En la mano llevaba el móvil, con la linterna encendida”, añadió. Y es que, tal como declaró Nelson dos Anjos, para cogerle desprevenido, le dijo que tenía un golpe en el coche, y Castro se agachó con la linterna para comprobarlo.

La forense explicó que Iván Castro recibió hasta tres disparos, pero solo uno “mortal de necesidad”, el que recibió en la cabeza a una distancia de 60 o 70 centímetros, “cuando estaba en el suelo o cayendo”. Primero recibió un tiro en la parte izquierda del tórax, en el costado. Disparado a menos de metro y medio de la víctima, le atravesó, en trayectoria descendiente, todo el tronco y le afectó al saco pericárdico, le causó una contusión en una aurícula del corazón y le atravesó el lóbulo izquierdo pulmonar, el diafragma y el hígado. “No fue mortal, con asistencia médica hubiese sobrevivido”, indicó la forense.

El segundo disparo le atravesó a Iván Castro la mejilla izquierda. Se realizó también a metro y medio. No afectó a órganos vitales, aunque dio que pensar a los forenses, porque no parecía la lesión de un disparo.

El tercero de los balazos le entró a la víctima en el parietal izquierdo. El proyectil salió por la mejilla derecha, tras fracturar los huesos de la bóveda craneal y los de la base del cráneo. “Hubo además una afectación muy importante del encéfalo, incompatible con la vida”, resumió la forense ante la impavidez de los dos acusados.

En la mañana de ayer también declararon agentes de Informática y Comunicaciones, que reconstruyeron el itinerario seguido por los acusados el día del crimen, así como en la jornada anterior y posterior, a través de las antenas que dieron servicio a sus terminales. Así, demostraron que Nelson dos Anjos estuvo en las inmediaciones de la cochera de Iván Castro a la hora del crimen, y luego estuvo esa misma noche con Marta Rama en su piso de Oviedo. Agentes de Balística indicaron que los disparos fueron con una pistola semiautomática, posiblemente una Astra del 9 largo. El juicio sigue hoy con los peritos de las defensas y la escucha de las grabaciones.

Compartir el artículo

stats