Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hablan los amigos del senderista langreano fallecido en Alicante: “Es un palo enorme, era muy buen chaval”

Los amigos del difunto, pintor de profesión de 38 años y gran aficionado al fútbol, destacan su bonhomía

6

Así fue la búsqueda del langreano fallecido en Alicante tras caer cuando hacía senderismo

"Fonso era muy buen chaval, lo que ha pasado es un palo enorme. Nunca te esperas algo así”. Los amigos del senderista de Alfonso García Ramos muestran su profundo pesar por el suceso. El cuerpo del difunto, de 38 años, fue hallado esta mañana en una poza del Barranco del Infierno (Alicante) tras permanecer una semana desaparecido. El cuerpo sin vida fue encontrado tras un intenso dispositivo de búsqueda en el que participaron más de cien agentes de la Guardia Civil, además de bomberos y numerosos voluntarios. Las primeras hipótesis apuntan a que sufrió una caída cuando se encontraba realizando una ruta por el lugar, según indicó la Guardia Civil de Alicante.

El cadáver fue localizado a las 9.58 horas de ayer en una zona escarpada y de difícil acceso, por lo que fue necesaria la actuación conjunta de los grupos de especialistas en rescate de la Guardia Civil y de Bomberos. El dispositivo se había centrado en La Vall de Laguar desde que fue localizado por agentes de la Guardia Civil el turismo del desaparecido al mediodía del pasado jueves en un aparcamiento en Fleix, el lugar donde comienza la senda circular de 14 kilómetros y más de 6.000 escalones del Barranco del Infierno.

La noticia del fallecimiento de Alfonso García ha generado un profundo impacto en Sama. El joven, pintor de profesión, era aficionado a la montaña y al fútbol. Jugó en el Alcázar y en el Santo Tomás, y era un gran hincha del Sporting de Gijón y del Real Madrid. “Era muy buena gente. Una persona muy noble y muy conocida en Sama, al igual que su familia. Está claro que el hecho de que llevara tanto tiempo desaparecido no era buena señal, pero te aferras a que pudiera tener un tobillo roto o algo así y por eso no lo podían localizar. Estamos impactados”.

La víctima era natural de Sama, pero se había trasladado a vivir a Villajoyosa (Alicante) el pasado mes de mayo. La última vez que constaban datos de comunicación con el joven fue en la noche del sábado, cuando su madre y él hablaron por teléfono y le contó que iba a hacer una ruta de senderismo cerca de donde vive. Incluso llegó a enviarle una foto de la zona. Dos días después, los padres pusieron una denuncia ante la Policía Nacional de Langreo, ya que el teléfono de su hijo aparecía desconectado y no habían vuelto a tener noticias de él. El jueves apareció su vehículo en las inmediaciones de la zona.

En el intenso operativo de búsqueda participaron, además de Guardia Civil y Bomberos, miembros de Policías Locales, Policía Adscrita a la Comunitat Valenciana, la Asociación Humanitaria USAR-13 y numerosos voluntarios.

Compartir el artículo

stats