Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El queso asturiano que sirve para elaborar una tarta en uno de los mejores restaurantes del mundo

El Celler de Can Roca compra un queso producido en Villaviciosa y elabora una receta que acumula decenas de miles de visitas en Youtube

El secreto del postre estrella del Celler de Can Roca está en Villaviciosa Amor Domínguez

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El secreto del postre estrella del Celler de Can Roca está en Villaviciosa R. García

Desde hace años internet se ha convertido en un mar lleno de recetas de cocina. Todas prometen ser fáciles y económicas. Por eso que un vídeo en el que se elabora una tarta de queso logre más de 10.000 visualizaciones en Youtube no es algo común. Para cocinar este éxito han tenido que alinearse dos ingredientes básicos: la maestría de uno de los mejores cocineros del mundo (Jordi Roca) y el sabor de un queso asturiano: el ahumado de Los Caserinos. Pero ¿qué puso en contacto al restaurante que durante años fue considerado el mejor del mundo con una pequeña quesería familiar y tradicional situada en Villaviciosa y famosa por sus visitas guiadas familiares además de por sus productos?

"En 2020 hubo un concurso a nivel nacional en el que se buscaba las empresas más sostenibles. Nosotros fuimos seleccionados dentro del sector agroalimentario. Nos conocieron, probaron los productos y escogieron nuestro queso de vaca ahumado para una de sus tartas", relata Alberto Amandi, uno de los dueños de Los Caserinos. En esta empresa familiar reconocen que servir a un restaurante como el Celler de Can Roca hace que en algunas ocasiones tengan que adaptar o aumentar su producción.

Por hacerse una idea Amadi relata que el pedido más grande que les llegaron a hacer fue de 600 piezas de unos 800 gramos cada una. "Pero no suele ser así habitualmente", matiza. Este empresario se muestra "encantado" con el buen momento que vive el queso en Asturias tras la celebración en Oviedo el pasado mes de octubre del certamen internacional World Cheese Award. El concurso, asegura Amandi, llegó en el momento justo. Cuando poco a poco los supermercados y vendedores asturianos empezaban a hacer un hueco a los pequeños productores asturianos. "La gente tiene que pedir además los productos y valorar las cosas que tenemos aquí, en Asturias, porque si no se vende no vamos a conseguir nada. En otras comunidades nos llevan siglos de ventaja", relata no sin cierta resignación.

El concurso internacional, de hecho, "sirvió más para que los asturianos, los de casa, nos diéramos cuenta de lo que tenemos cerca". Los Caserinos es una explotación ganadera "ecológica por convicción". "Tratamos de hacer rentable nuestro negocio de la forma más sostenible posible", argumenta Amandi haciendo hincapié en que sus clientes "valoran nuestro compromiso con la sosteniblidad". "Sabemos que no podemos competir en precio pero intentamos hace valer nuestra forma de trabajar", concluye.

Compartir el artículo

stats