Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ensayo invernal en Asturias con sucesivos temporales y cota de nieve a 500 metros

Cierran Tarna y Ventana por riesgo de aludes | Cortes por argayos y caída de árboles en Pendones (Caso), Anzo (Grado) y Carbayín (Siero)

Una ola golpea con fuerza el muro de San Lorenzo en Gijón. | Ángel González

Las lluvias y la nieve que no ha parado de caer estos días en Asturias provocaron este domingo un gran argayo en el pueblo de Pendones (Caso). El desprendimiento se produjo a la salida del pueblo, por lo que el núcleo sigue teniendo acceso rodado. No ocurre lo mismo con las zonas ganaderas y las rutas de montaña que parten desde la localidad, la más conocida de todas la del Tiatordos. Los vecinos lamentan la “falta de atención” con el medio rural. El alcalde de Caso, Miguel Fernández, subrayó que “se nos está juntando la lluvia y el deshielo”, y teme más argayos o averías de agua en el concejo, “los manantiales crecen y están desbocados”.

También en Caso, el puerto de Tarna, a partir de la localidad del mismo nombre, está cortado al tráfico por riesgo de aludes. “Este año, en cuanto se comunica un alto riesgo de aludes, las máquinas no entran a quitar la nieve. Puede gustar más o menos, pero es algo comprensible para evitar riesgos”, afirmó el regidor casín. También se ha cortado el acceso al puerto de Ventana, en el concejo de Teverga, por el mismo motivo.

Árbol caído en Carbayín (Siero). | P. A.

Este domingo, Asturias estaba en alerta amarilla por fenómenos costeros, con fuentes vientos del Noroeste, y por nevadas en la Cordillera. La región se enfrenta a un ensayo invernal con la llegada de diferentes frentes a lo largo de toda la semana. El mal tiempo se recrudecerá especialmente al final del martes y a lo largo del miércoles con una acusada bajada de temperaturas, que hará descender la cota de nieve hasta los 700 e incluso los 500 metros. Pero a lo largo toda la semana, hasta el sábado, no dejará de llover.

Este domingo se cumplieron las predicciones y hubo mucho viento. Las rachas se dejaron sentir especialmente en la costa y en la Cordillera. En Cabo Busto (Valdés), se alcanzaron los 106 kilómetros por hora, y en Cabo peñas, 87. En Cabrales, hubo rachas de hasta 85 kilómetros por hora.

Argayo en Pendones (Caso). | Eva Lobeto Ferrero

Las precipitaciones se dejaron sentir especialmente en la mitad oriental de la región y en la Cordillera. Según datos de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, se acumularon, en 24 horas, más de 50 litros por metro cuadrado en puntos como Poncebos (Cabrales), Mier (Peñamellera Alta), Puentelles (Peñamellera Baja), El Condado (Laviana) o Arriondas (Parres). En Felechosa (Aller), Camuño (Salas) o Bargaéu (Piloña), según Meteorología, cayeron a lo largo del día más de 30 litros por metro cuadrado. Oviedo alcanzó los 27. Esto hizo que en algunos ríos se alcanzase el nivel de prealerta, como en el curso alto del Nalón, el Noreña a su paso por la Fresneda (Llanera), el Ponga o el alto Sella.

El coche volcado en la Autovía de la Plata, a la altura de Mieres. | SEPA

Cinco puertos con cadenas

Las precipitaciones de nieve obligaron al uso de cadenas en cinco puertos de montaña. Connio, Cerredo, Leitariegos, San Isidro y a ambos lados de Pajares, prohibiéndose la circulación de vehículos pesados, aunque a última hora la nacional de la Meseta (N-630) estaba transitable con precaución, según la Dirección General de Tráfico.

El temporal también dejó otras incidencias, como el corte de carreteras por la caída de varios árboles. Uno interrumpió, poco después de las doce y media del mediodía, la circulación por la carretera nacional a la altura de Vega de Anzo (Grado), cerca del cruce de La Fontana. Una hora más tarde quedó despejado uno de los carriles. También cayó un árbol en la localidad sierense de Carbayín Bajo, a la altura de la estación, cortando temporalmente el acceso a Carbayín Alto, informa P. A. Y una mujer resultó leve al volcar en la Autovía de la Plata (A-66) a la altura de Mieres, poco antes de las doce menos diez del mediodía. La mujer quedó atrapada en el vehículo y tuvo que ser liberada por los Bomberos del SEPA y trasladada al Hospital Álvarez-Buylla para ser asistida de sus lesiones de carácter leve. En el momento del accidente, la calzada estaba húmeda por la fuerte lluvia.

Compartir el artículo

stats