Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El vuelco de un camión con madera corta dos carriles de la Autovía en Villaviciosa

El conductor, I. B. R., de 48 años, de una empresa colunguesa, sufre lesiones en las costillas que obligan a ingresarlo en Cabueñes

En la foto de arriba, bomberos, guardias civiles y sanitarios, poco después del accidente. Abajo, a la izquierda, detalle del estado de la cabina tras el siniestro, y a la derecha, dos bomberos retiran el quitamiedos. | SEPA / O. Pena

Aparatoso siniestro en la Autovía del Cantábrico (A-8), con un herido de pronóstico reservado. Un camión cargado de madera que circulaba en sentido a Santander volcó a la altura del viaducto de Sebrayo (Villaviciosa), dejando esparcida la carga por la carretera y ocasionando importantes retenciones. El conductor, cuya identidad se corresponde con las iniciales I. B. R., de 48 años, resultó con un traumatismo costal que obligó a su traslado en la UVI Móvil de Gijón al Hospital de Cabueñes, donde quedó ingresado para realizarle pruebas que determinen si sufre lesiones importantes. El chófer, de la empresa colunguesa Maderas Iglesias, pudo salir del vehículo de gran tonelaje por sus propios medios, antes de ser asistido por los medios del Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU).

Los hechos tuvieron lugar minutos antes de las cinco de la tarde de este viernes, en el kilómetro 350 de la Autovía del Cantábrico. Fue en ese momento cuando, por causas que se están investigando, el conductor perdió el control del vehículo, que acabó volcado en mitad de la mediana. Fruto del accidente el vehículo perdió la totalidad de la carga, que acabó sobre la mediana, en uno de los carriles en sentido a Villaviciosa y en otro en sentido a Cantabria. Ambos quedaron cortados al tráfico, lo que provocó retenciones kilométricas durante un par de horas. Y es que en ese momento había bastante tráfico.

Hasta el lugar del suceso se desplazaron efectivos de la Guardia Civil de Tráfico, de la Policía Local de Villaviciosa y de los Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado (SEPA). El SAMU desplazó a la zona a la UVI Móvil de Gijón, una ambulancia de soporte vital básico y al médico de la zona. También se movilizó una grúa que ayudó a retirar la madera que quedó tirada en la vía.

Fueron los Bomberos del SEPA, en concreto el jefe de la Zona Oriental y tres efectivos con base en el parque maliayés, quienes llegaron en primer lugar a la zona con el vehículo primera salida y el furgón multisocorro. Los bomberos atendieron al herido, siguiendo las indicaciones de los responsables médicos del SAMU, hasta la llegada del equipo sanitario. Los efectivos también realizaron un dique, en la mediana, para controlar la fuga de combustible del depósito del camión accidentado, además de desmontar unos 50 metros de valla de la mediana que quedó en la calzada, realizar tareas de limpieza, señalizar e iluminar la zona y regular el tráfico.

El vehículo sufrió importantes daños, con la caja y las cabinas destrozadas. Y también la calzada sufrió importantes desperfectos, sobre todo los guardarraíles de la mediana, que quedaron completamente machacados. La retirada de los restos de madera y elementos que se desprendieron del vehículo pesado llevó bastante tiempo.

Compartir el artículo

stats