Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias recupera el pulso festivo

El Carnaval inaugura la ansiada normalidad de las celebraciones en los concejos, volcados ya con el calendario estival, que se prevé completo

Asturias recupera el pulso festivo.

La folixa asturiana está de vuelta. En la mente de todos –ayuntamientos, asociaciones vecinales, comisiones de festejos– está recuperar el calendario festivo tradicional del verano, suspendido o a medio gas desde hace dos años debido a la pandemia. Aunque no hace falta esperar al verano. Con el Carnaval a la vuelta de la esquina el pulso festivo en la región ya ha comenzado a acelerarse y en pocos lugares están dispuestos a renunciar a los disfraces y a la careta, pese a que muchos eventos son más bien de carácter masivo como los desfiles y concursos. No obstante, una cosa está clara: la mascarilla ha llegado para quedarse. Está asumido por los organizadores que hay que guardar ciertas reglas, y cubrir nariz y boca en sitios cerrados será indispensable, además de al aire libre cuando haya concentraciones de gente.

Nadie da por hecho que tras la sexta ola –en pleno declive– no habrá una séptima, pero las estimaciones son más halagüeñas. La Organización Mundial de la Salud ha avisado de que en Europa los próximos meses serán “una oportunidad única” para controlar el virus por la alta protección de la población tras lograr la “inmunidad de rebaño” y el acceso a las terceras dosis, por la subida de las temperaturas una vez que se supere el invierno –que favorecerá las actividades en exteriores– y por la menor virulencia de ómicron.

Fiestas en Asturias

Así las cosas, a ver quién no sueña con la vuelta de las romerías y demás saraos al calendario de verano del Paraíso Natural. Aquí va un avance de los planes:

Oviedo

Aspira a celebrar todas sus fiestas, grandes y pequeñas, “con la máxima normalidad posible”. La concejala de Festejos, Covadonga Díaz, lo explica tras reunirse con los organizadores: “Queremos que se lleven a cabo en las fechas señaladas en cada pueblo y cada barrio, siempre siendo responsables y con las medidas necesarias”. Las condiciones en cada caso son varias, ya que hay una gran diversidad de celebraciones: “Si hay más de 500 personas el Principado nos piden un plan de protección, que nos lo tienen que presentar los barrios porque lo exige Salud Pública. Sabemos que hay fiestas en la zona rural donde son incluso menos de 100 vecinos, en ese caso que nos firmen una declaración jurada asegurando que menos de 500”. La previsión es que todo discurra con normalidad este año: “Habrá Carnaval en La Corredoria, después el Corpus en Trubia y en mayo continuaremos con lo que toque”. Covadonga Díaz, en todo caso, insiste en que las comisiones de festejos “tienen que hacerse responsables de medidas en barras, mascarilla, distancia, evitar aglomeraciones…”, e insiste en que “todo puede cambiar de aquí a unos meses pero la idea del ayuntamiento es que las fiestas regresen a pueblos y barrios con la máxima normalidad posible”, informa Elena G. Díez.

Gijón

Gijón espera desperezarse del todo este verano y retomar unas fiestas de Begoña casi normales, retomando su gran Noche de los Fuegos, que se anuló en los dos últimos años por el temor a aglomeraciones. Por los mismos motivos la ciudad lleva dos años sin conciertos en la plaza Mayor y Poniente durante la Semana Grande, otro de los grandes platos fuertes de las fiestas y que también se buscan recuperar este verano. La celebración por Begoña (mediados de agosto), sin embargo, se quedará este año sin toros, por decisión del gobierno local, que prefiere destinar la plaza a usos culturales. Mientras, las comisiones de festejos empiezan también a mover hilos para intentar retomar las fiestas de prao, aunque todavía a la espera de la nueva normativa, informa Sandra F. Lombardía.

Avilés y comarca

Avilés recuperará en este 2022 todas sus citas festivas: el Descenso de Galiana por Antroxu, la Comida en la Calle de Pascua y la noche de los fuegos de San Agustín. Fue precisamente el Carnaval la última gran fiesta que se celebró en la ciudad hace dos años. Ahora vuelve y será como entonces, con los artilugios surcando de nueva la espuma por la calle Galiana. El calendario avanzará y en abril llegará la Semana Santa. Con la pandemia relativamente controlada, las cofradías preparan las procesiones del 10 al 17 de abril. “La previsión es buena”, manifiesta Carlos Fernández Mora, presidente de la Junta de Cofradías y Hermandades Recuperar la Comida en la Calle de Pascua también está en la hoja de ruta: los manteles regresarán a la calle el 18 de abril. Con todo, Yolanda Alonso continúa lanzando el mensaje que se viene remitiendo desde el estallido de la pandemia: “Prudencia. Los datos parecen que indican una mejoría y se levantan ya las últimas restricciones que se impusieron en la sexta ola”. Así las cosas, los fuegos de artificio volverán a poner ruido y color a la noche de San Agustín (28 de agosto) en un verano llamada a recuperar citas perdidas, como el Festival de la Cerveza o el certamen de ganados de La Magdalena. Las romerías de prao por el resto de la comarca también calientan motores, informan Amaya P. Gión y Marián Martínez.

Las Cuencas

El Descenso Folklórico del Nalón se volverá a celebrar, tras dos años de ausencia, el próximo 20 de agosto. El Ayuntamiento de Laviana anunció que ya trabaja en la organización. Además, estrenará su condición de Fiesta de Interés Turístico Nacional, otorgada en 2020. Pablo Vázquez, concejal de Comercio, Festejos y Turismo, planifica la cita festiva: “Vamos a prepararlo. Si después hay restricciones, habrá que estudiarlo”. Lo que no se plantearía el Ayuntamiento es cambiar la fecha. También la Sociedad de Festejos y Cultura “San Pedro” de La Felguera avanza en los preparativos para las fiestas, que se celebran en torno al día 29 de junio. “Si hubiese limitaciones habría que modificar el programa”, indicó el presidente del colectivo organizador, Juan José Vega. La asociación ya está recibiendo los presupuestos para contratar a las orquestas y pretende organizar “siete días de fiestas, desde el viernes anterior a San Pedro, que cae miércoles, al jueves siguiente”, informa Elena Peláez.

Siero

El concejo de Siero prevé un verano plagado de fiestas como cada época estival sin que falte la más popular, el Carmín de la Pola. Según lo trasladado a los socios, la idea de la Sociedad de Festejos es volver al prao de La Sobatiella. En el caso de las fiestas de Santa Isabel, en Lugones, se aspira a recuperar las verbenas. Y en Valdesoto quieren celebrar su popular concurso de carrozas, informa Andrés Illescas.

Centro

En Carreño no tienen claro qué pasará con las fiestas de verano, entre ellas, el popular Festival de la Sardina candasín, que sin duda es el evento multitudinario de la capital en plenas fiestas de San Félix. Tampoco se ha pensado qué pasará con El Cristo. En Villaviciosa, resumen: “Habrá fiestas si no se tuerce la cosa”, en palabras del alcalde, Alejandro Vega. Todo parece indicar que habrá romería del Xiringüelu en Pravia, una de las grandes citas multitudinarias del verano astur. La cofradía que organiza la fiesta ve “posibilidades” de volver al prao de Salcedo. “Vamos a reunirnos a final de mes, pero yo creo que sí habrá, aunque sea con medidas”, señala el presidente de la cofradía del Xiringüelu, Adolfo Marcos. Este 2022 cae el 7 de agosto. “Ya son dos años sin Xiringüelu y la gente tiene ganas, me preguntan sin parar”, dice Marcos. También en Grado planean que habrá fiestas de Santiago y Santa Ana, los días 25 y 26 de julio, así como se celebrará la comida en la calle a principios de mes y Santanina, avanza el presidente de la Hermandad de Santiago y Santa Ana, José Luis Tamargo Fernández “Pitus”, informan Sara Arias, Borja García y Olaya Pena.

Oriente

Son multitud la citas festivas del Oriente y en todos sitios aspiran a recuperarlas. Entre las grandes, San Antonio, en Cangas de Onís, el 13 de junio. La organización confía en poder desarrollar los actos religiosos, especialmente la procesión. El bando de La Magdalena, en Llanes, quiere volver a procesionar también el 22 de julio. La programación se reducirá a los actos religiosos, respetando siempre las medidas sanitarias, distancia social y uso de mascarilla. Si hay un evento multitudinario esa es la Fiesta de la Piraguas, en torno al Descenso Internacional del Sella, el 6 de agosto. Se debería anunciar su próxima edición a mediados del mes de junio, si bien se está a la espera de una normativa nacional que se pronuncie sobre la celebración de este tipo de eventos. De vuelta a Llanes, el Bando de San Roque continua a la espera de que se concrete la normativa para la fiesta, el 16 de agosto. Descartan prácticamente la celebración de verbenas, pero confían en poder programar otras actividades. En Cangas de Onís tienen margen hasta el 8 de septiembre, Día de Asturias, para organizar los festejos si la situación sanitaria lo permitiese. En las fiestas de La Guía (Llanes), también esas fechas, se valora la posibilidad de ofrecer una programación alternativa a los festejos habituales, informa María Villoria.

Occidente

El presidente de la Cofradía de Festejos San Timoteo de Luarca, Antonio Álvarez, asegura que ya trabajan para organizar el programa de fiestas “de toda la vida”. Álvarez entiende, en todo caso, que es “precipitado” concretar si habrá o no festejos “porque todo depende de las restricciones de ese momento. Pero nosotros lo vamos a intentar y esperamos recuperar las verbenas y el día de campo”, concreta. La fiesta es a finales de agosto. La Sociedad de Artesanos, organizadora de la Descarga en las fiestas del Carmen (mediados de julio), también piensa en la fiesta tradicional. El por ahora único candidato a la presidencia del colectivo, Luis Martínez, destaca que ya se han celebrado reuniones previas, si bien “no todo depende de nosotros, porque estamos sometidos a las restricciones que nos impongan desde fuera”, informa Ana M. Serrano.

Compartir el artículo

stats