Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los ecologistas creen “falso” que el Principado denunciase las muertes de lobos por furtivos

El CSIC niega su participación en el programa de radiomarcaje y los conservacionistas acusan de “oscurantismo” al Ejecutivo: “Oculta información”

Lobo ibérico efe

El lobo sigue generando enfrentamiento en Asturias. El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) niega estar participando en el programa de radiomarcaje de lobos en Asturias, la Universidad de Oviedo subraya que no tiene competencia ni responsabilidad en el mismo, y los grupos ecologistas acusan al Principado de “oscurantismo”, por “ocultar información” sobre el programa, y de mentir cuando asegura que denunció todas las muertes de ejemplares radiomarcados de esta especie a manos de furtivos.

“Es falso que la Consejería de Medio Rural haya puesto en conocimiento de las autoridades competentes todos los casos de muerte de ejemplares de lobo dentro del programa de radiomarcaje”, ha denunciado la Plataforma para la Defensa de la Cordillera Cantábrica. Este colectivo ha presentado documentación que demuestra que en realidad fue una denuncia suya la que, el 15 de noviembre de 2020, puso en conocimiento de la Fiscalía la muerte a tiros por furtivos de una loba radiomarcada en Teverga. Aquella denuncia propició la apertura de diligencias, pero el Juzgado de Grado las archivo el pasado mes de febrero porque no se identificó fehacientemente al autor (se sospechaba de un guarda).

La Plataforma subraya que el collar de radiomarcaje cortado que portaba la loba abatida a tiros de furtivos fue recogido el 8 de septiembre de 2020; esto es, más de dos meses antes de presentada la denuncia, sin la presencia de agentes de la autoridad, “como es preceptivo”, resalta el colectivo ambientalista. La conclusión de la Plataforma es que el collar fue recogido “necesariamente por un civil, y tal circunstancia ha sido ocultada por la Consejería al menos hasta dos meses después, en que la Fiscalía abrió diligencias tras nuestra solicitud”. La solicitud de información de la Plataforma a Medio Rural sobre este caso y el programa de radiomarcaje nunca recibió contestación.

Sí contestó a las preguntas de la Plataforma la Universidad de Oviedo (Uniovi), que junto al Principado y el CSIC, integran el Instituto Mixto de Investigación en Biodiversidad, encargado del programa de radiomarcaje. La respuesta provocó gran sorpresa en el colectivo conservacionista: la Vicesecretaría General de Uniovi contestó que nada sabía del asunto, ni tenía “competencia o responsabilidad alguna en el programa, algo que contradice claramente la autorización de captura y marcaje”. Una segunda solicitud a la Universidad, fechada el 31 de enero de 2021, no recibió respuesta.

La autorización del programa de radiomarcaje por parte de la Dirección General de Biodiversidad, el 22 de enero de 2018, señala textualmente: “La captura y marcaje se llevará a cargo por personal investigador de la Unidad Mixta de Investigación de la Biodiversidad” (nombre anterior del Instituto).

Otro grupo ecologista, la Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico (Ascel) solicitó también información sobre el radiomarcaje al CSIC. La respuesta no deja lugar a dudas: “El CSIC no participa en ninguna actividad científica relacionada (con las operaciones de radiomarcaje de lobos en Asturias). Por lo que no podemos proporcionarle ninguna de las cuestiones solicitadas”. Ascel no preguntó directamente al Instituto Mixto de Investigación en Biodiversidad, porque está “en el limbo”, ya que “no tiene personalidad jurídica”.

Compartir el artículo

stats