Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El turismo del Imserso, en el aire: “El programa es insostenible con la subida de los costes”

“No es rentable, llega un momento en el que trabajas para perder”, clama Íñigo Fernández, portavoz de la patronal de las agencias de viajes

Jubilados del Imserso haciendo gimnasia en la playa de Poniente de Benidorm esta primavera. DAVID REVENGA

Hoteleros, aerolíneas, autobuses y las agencias de viaje. Todos han dicho “basta”. El turismo del Imserso no es rentable. “Es insostenible con la subida de los costes; llega un momento en el que trabajas para perder”, clama Íñigo Fernández, presidente de la patronal de la agencias de viaje asturianas, OTAVA. “Es imposible la rentabilidad si a un hotel le pagas 23 euros por pensión completa con bebidas”, señala Fernández, que en el caso de las agencias de viaje a la ausencia de beneficios suma “los continuos cambios de hoteles, de rutas, de vuelos, que nos obligan a trabajar el triple y hacen que la gente no quede contenta”.

Fernández lo lleva advirtiendo desde hace cuatro años: “Si no aumentan el importe, el turismo del Imserso es insostenible”. Asegura que la temporada de 2021 fue “otro calvario” para las agencias de viaje: “No es rentable, lo haces por los clientes”. Y es que la temporada pasada se cerró con más sombras que luces por el retraso de cuatro meses con el que se tramitó la adjudicación y los posteriores recursos. La cita de este año, que debe arrancar en octubre y finalizar en abril de 2023, se presenta aún peor. Así, la temporada resultó un fiasco en casi toda España, pues quedaron sin vender el 40 por ciento de las plazas. La excepción, el norte de España: en Galicia, Asturias, León, Cantabria y Vizcaya se vendieron todas las plazas. “El problema es que si tuviste 200 reservas en 150 hubo cambios, vuelos directos que pasan a ser con escalas, cambios de hoteles...”, se queja Fernández. El resultado de todo ello es que si no se registra un incremento “importante” del importe de los viajes, “nadie se va a presentar, ni hoteles, ni autobuses, ni agencias, ni compañías aéreas”, señala el presidente de OTAVA.

Este año el incremento de los costes y la inflación han complicado mucho más el panorama. Los precios están muy por debajo de los costes reales, alrededor de un 25 por ciento, según los sectores afectados. A las críticas de los hoteleros se han sumado las de los transportistas, las compañías aéreas y ferroviarias y las empresas de autobuses, un subsector clave porque mueve a buena parte de los turistas del Imserso y que ve que no le salen las cuentas tras la subida del precio del petróleo y la energía eléctrica. El Ministerio de Asuntos Sociales, por su lado, no mueve ficha y no ha activado ninguna de la dos opciones posibles: renovar el contrato a los gestores actuales, Mundosenior y Mundiplan, obligándoles a adecuar los precios, o convocar un nuevo concurso, lo que podría volver a retrasar la llegada de los turistas hasta enero de 2023.

Compartir el artículo

stats