Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Me quedo en el pueblo

Lo rural inspira a Varón Dandy en Coaña

El músico Luis Robledo volvió a sus raíces en Villacondide, desde donde compone, graba y se forma. "Gracias a Internet soy un indiano al revés, hago las Américas desde casa", afirma

Luis Robledo, "Varón Dandy", en el estudio de su casa en Villacondide. Ana Paz Paredes

Desde hace algo más de 12 años el músico y compositor Luis Robledo, que firma su trabajo como Varón Dandy, está entregado a su profesión desde su lugar de residencia, la casa familiar en Villacondide (Coaña). “No cabe duda que, desde un pueblo, teniendo una buena conexión de internet llegas a todo el mundo. En este sentido puede decirse que me considero un indiano que, en vez de salir de aquí para ir a América, me vine a las raíces y, gracias a internet, hice y sigo haciendo las Américas”, explica este ovetense que estudió solfeo y composición musical en el Conservatorio de Oviedo. “Inicialmente cuando lo dejé me dediqué a más cosas y en 1995 retomé la música. Soy productor y recientemente terminé un máster de técnico de mezclas”, señala.

Luis Robledo trabajando en su casa en Villacondide, donde se dedica a la composición musical. Ana Paz Paredes

En cuanto a su nombre, él mismo explica que lo eligió por ser un tributo al pop, “tiene un componente irónico y sobre todo de pop art”. De su evolución musical a lo largo de estos años, señala: “Mi estilo musical tiene mucha afinidad con la imagen, es una música muy visual, como puede verse en mi disco ‘Varón Dandy’. En los últimos tiempos sigo experimentando mucho. Estuve trabajando mucho con el artista tinerfeño Carlos Rivero, a quien le hice composiciones específicas para cortometrajes de animación. Mi música la voy encarrilando con el tiempo; además de música de autor, también hago para representar temas audiovisuales”, señala.

Recuerda Luis Robledo que entró en el mundo musical cuando, tras haber mandado en sus comienzos su maqueta a una conocida revista nacional especializada y ser descartada, “terminó en otra no menos conocida revista más underground, más moderna, y descubrieron mi maqueta. Ahí entré en esta profesión. Sacaron mi vinilo, empezó a sonar y así comenzó todo”, explica con una sonrisa.

Luis Robledo posa en el interior de su casa con algunas de las gallinas que tienen en Villacondide. Ana Paz Paredes

Han sido muchos y variados sus trabajos hasta el momento. “Unas cosas llevaron a otras. Gané concursos de remezclas para artistas como Fangoria o Najwa Nimri. En Madrid trabajé para artistas que se movían en un círculo musical específico. Hice también música para moda, para la pasarela Cibeles e incluso para alguna serie televisiva. Fue justo entonces cuando decidí formarme más porque el salto fue demasiado inmediato, muy autodidacta. Y entonces hice el camino inverso y fue cuando me recluí un poco más aquí a estudiar, a prepararme con una formación más técnica”, recuerda este asturiano que además se formó en grafismo publicitario en la Escuela de Arte de Oviedo y combina su trabajo como compositor con sus colaboraciones en la línea de artesanía de su hermana Marga Robledo.

El músico asturiano Luis Robledo, que firma su obra con el nombre de Varón Dandy, posa en su estudio. Ana Paz Paredes

Varón Dandy, que sigue manteniendo sus colaboraciones con el creador tinerfeño y también con otro artista americano, Alex Gimeno –de nombre artístico Úrsula 1.000–, de quien era fan y terminó siendo amigo, ha participado además poniendo su voz en el último trabajo del americano. “Es como un recitado, yo canto pero no me puedo considerar cantante, pero sí puedo interpretar mis canciones. Yo estoy experimentando mucho. Lo que estoy haciendo ahora me está llevando a una música un poco más abstracta, más vinculada a la banda sonora”, abunda este compositor que, en su momento, también participó en el festival gijonés Arenas Movedizas y en el Lev, que justo este mes celebra una nueva edición.

Varón Dandy posa con una de las gallinas que tienen en su casa de Villacondide. Ana Paz Paredes

Varón Dandy o Luis Robledo, que son la misma persona, tiene claro que se puede vivir y trabajar en el medio rural. “En mi experiencia personal yo diría que sí. Totalmente sí. Al venir a Villacondide cierto es que ya me traía una trayectoria profesional hecha, construida, pero tomar la decisión de dar el cambio depende de cada uno, es una decisión muy personal. La verdad es que hoy internet es un puente para poder vivir y trabajar aquí”.

Compartir el artículo

stats