Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Abrir nuevas rutas aéreas al extranjero en el verano de 2023, objetivo del Principado

“Asturias debe aprovechar la gran oportunidad que significará la llegada de la alta velocidad”, subraya Mariano Santiso, representante de Renfe

Por la izquierda, Carlos San Martín, Santiago Rodríguez Vega, Laureano Lourido, Jorge García, Luis Blanco, Mariano Santiso, Ovidio de la Roza y Arantza Fernández Páramo. | Irma Collín

Asturias dispondrá de nuevas conexiones aéreas internacionales en el verano de 2023. Ese es al menos el objetivo del Gobierno del Principado, desvelado este jueves por el viceconsejero de Infraestructuras, Jorge García, durante su intervención en una jornada sobre movilidad organizada por UGT y celebrada en Oviedo. Será la segunda fase de “Connect Asturias”, proyecto que posibilitará rutas directas a ocho destinos europeos en los próximos meses. El Ejecutivo autonómico quiere ahora conectar Asturias con uno o varios de los “hubs” (nodos) aéreos más importantes de Europa, ya que en la actualidad solo hay conexiones a través de Madrid y Barcelona, en ambos casos con Iberia. Hay varias opciones: Air France en París, Lufthansa en Francfort y Múnich, KLM en Amsterdam, Aer Lingus en Dublín, TAP en Lisboa, Turkish Airlines en Estambul... El Principado ya trabaja con AENA para buscar las mejores alternativas. Claro que para alcanzar la meta habrá que “enamorar” a una aerolínea, indicó García, que se reunió días atrás en Noruega con responsables de varios aeropuertos y aerolíneas. El Ejecutivo planea licitar la segunda fase de “Connect Asturias” este año.

La jornada, presentada por Javier Fernández Lanero, secretario general de UGT Asturias, y Fermín de Con, responsable de la Federación de Servicios, Consumo y Movilidad del sindicato en la región, incluyó una mesa redonda moderada por Luis Blanco, coordinador del área de Transporte de UGT. Participó Jorge García, quien subrayó que la movilidad es “un derecho social y un servicio público”.

Arantza Fernández Páramo, directora general de la Corporación Asturiana del Transporte (CAR), resaltó la importancia del sector del transporte de viajeros por carretera, “columna vertebral de la movilidad sostenible”, que genera 4.000 empleos en Asturias entre directos e indirectos.

Mariano Santiso, representante institucional del Grupo Renfe para Asturias, señaló el “gran impacto” de la alta velocidad tiene en las ciudades a las que llega y expresó su deseo de que Asturias “aproveche esa oportunidad” y evite el “pesimismo histórico” en el que a menudo se sume la región.

Ovidio de la Roza, presidente de Asetra, fue muy crítico, al considerar que el transporte de mercancías por carretera es “el patito feo para el Ministerio y la sociedad, pese a que es esencial”.

Laureano Lourido, presidente de la Autoridad Portuaria de Gijón, indicó que el Musel, con 35 kilómetros de vía, es “el puerto más ferroviario de España” y que tiene futuro, porque ha sabido “recolocarse” y “encajar el golpe de la descarbonización”.

Santiago Rodríguez Vega, presidente de la Autoridad Portuaria de Avilés, apuntó que es un puerto “muy apegado al terruño y a la industria asturiana”, y que ahora se trabaja en pos de la “eficiencia energética, la conectividad y la digitalización”.

Carlos San Martín, director del aeropuerto de Asturias, resaltó que no concibe “una sociedad moderna sin transporte aéreo”, ni a “Asturias sin aeropuerto”. Un aeropuerto que en el año 2018 posibilitó 200 millones de ingresos turísticos, en el que están presentes 55 empresas, y que da trabajo a 4.500 personas, entre empleos directos, indirectos e inducidos, concluyó.

Compartir el artículo

stats