Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El leve repunte de los nacimientos en 2022, el más alto del país

La tasa de natalidad subió en 2021 por primera vez en diez años, pero Asturias lidera todos los indicadores negativos

La natalidad asturiana ha adelgazado tanto que cualquier pequeño incremento abulta. Ha pasado en el primer cuatrimestre de este año, donde un repunte de apenas 112 nacimientos respecto al mismo periodo de 2021 pesa un 7,72 por ciento y es el crecimiento más grueso de España hasta abril. La más reciente actualización del Instituto Nacional de Estadística (INE) da forma a la paradoja de este lugar que atenúa el optimismo con un incremento de las defunciones del 1,5 por ciento en el mismo periodo y que sigue liderando con holgura las peores cifras de natalidad y mortalidad en España. De acuerdo con los datos que el INE acaba de poner al día al cierre de 2021, la tasa de natalidad –nacidos por mil habitantes– registró el año pasado su primer repunte, levísimo, desde 2011.

Las madres extranjeras. El último dato sitúa la tasa en 4,74 nacimientos por mil habitantes, la más baja de las comunidades autónomas. Por provincias, sólo la rebajan Orense y Zamora, pero cabe reseñar que el panorama cambia cuando se desglosa la tasa según la nacionalidad de la madre. La tasa es de 4,11 nacimientos si solo se consideran las españolas, pero se multiplica casi por tres y sube a 11,38 entre las extranjeras residentes en el Principado. Este dato también desciende, pero está lejos de ser el peor de España, señal de que la atracción de inmigrantes como remedio posible para la enfermedad demográfica asturiana tiene también su vínculo con la natalidad.

Más envejecimiento. Asturias también sigue siendo, con Canarias, la única región española con una media de menos de un hijo por mujer –0,95–, y como viene siendo habitual desde los ochenta, lidera lo peor de la tasa de mortalidad, con 13,2 defunciones por cada mil habitantes, el segundo dato más alto de la serie. Han engordado asimismo en 2021 todos los indicadores que miden el envejecimiento y en los que Asturias sigue siendo sin excepción indiscutible líder, con un índice que toca techo en un 231,07 por ciento, lo que implica más del doble de mayores de 64 años que jóvenes de menos de 15, y una tasa de dependencia que cuenta 61 habitantes dependientes por cada cien potencialmente activos. La edad media de la población sube a 48,78 años, de nuevo el tope histórico y el valor más elevado del país.

Más matrimonios. Los datos del INE revelan también el repunte de los matrimonios en 2021 tras el paréntesis del año de más alta incidencia de la pandemia. Las uniones subieron desde las 1.807 de 2020 hasta 3.198, un valor que casi iguala las 3.255 de 2019.

Compartir el artículo

stats