Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Se disparan en Asturias los ingresos de adolescentes por autolesionarse o intentar quitarse la vida

Un grupo de psiquiatras presenta en Europa los preocupantes datos de la unidad de hospitalización juvenil del HUCA | "El primer paso es hablar con un familiar o un amigo y buscar ayuda profesional de forma urgente"

Se disparan los ingresos de adolescentes por autolesionarse o intentar quitarse la vida | GETTYIMAGES

Un grupo de psiquiatras asturianos ha puesto números a uno de los dramas de mayor envergadura derivados del confinamiento por la pandemia de covid: el aumento de conductas autolesivas de los adolescentes y jóvenes. En el caso del Principado, y tomando como base la actividad de la Unidad de Hospitalización de Psiquiatría de Adolescentes del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), la proporción de adolescentes ingresados por conductas suicidas prácticamente se ha duplicado: pasó de representar el 34 por ciento del total de hospitalizaciones antes de la crisis del coronavirus a suponer el 63 por ciento en los meses posteriores. Y, en el epígrafe de conductas autolesivas, el incremento es demoledor: de ser la causa del 7 por ciento de las hospitalizaciones ha pasado a representar el 52 por ciento.

Expuestas en el último congreso europeo sobre el suicidio por el área de Psiquiatría de la Universidad de Oviedo y el servicio de Psiquiatría del HUCA, estas cifras explican que la citada unidad del complejo sanitario ovetense lleve un largo periodo no solo saturada casi de continuo, sino con adolescentes ingresados en otras plantas.

Gráfico.

Hoy, 10 de septiembre, se celebra el Día Mundial para la Prevención del Suicidio. El Teléfono de la Esperanza en Asturias ofreció ayer los datos autonómicos más recientes. En el Principado se ha registrado un aumento del 24 por ciento en las llamadas con contenido suicida. En el año 2021 se realizaron 259 intervenciones: 114 para hombres y 145 para mujeres. En el plano positivo, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), referidos a 2020, "en Asturias se registraron 127 fallecimientos por suicidio, lo que supone una reducción del 4,7 por ciento respecto al año anterior".

Esfuerzo extra.

"Cada año mueren en nuestro país más de 3.000 personas por esta causa", explicó a LA NUEVA ESPAÑA Luis Jiménez Treviño, psiquiatra del área sanitaria de Oviedo y profesor asociado de la Universidad de Oviedo. Asturias registra una de las mayores tasa de suicidio de España, "lo que supone que deberíamos hacer un esfuerzo extra en materia de prevención". Aún así, precisa el doctor Jiménez, "las tasas de suicidio en nuestro país pueden considerarse bajas si las comparamos con las de países como Francia o Alemania, o con los países nórdicos, que nos duplican". Pese a este preocupante panorama, Luis Jiménez Treviño corrobora que en los meses posteriores al confinamiento "no se ha visto la pandemia suicida que auguraban algunos expertos inicialmente". Lo que sí es resueltamente negativo son los datos referidos a conductas suicidas en adolescentes.

Hablar, primera recomendación.

¿Cuál debe ser la hoja de ruta en la prevención del suicidio? El Ministerio de Sanidad tiene en marcha el teléfono 024 de atención a la conducta suicida. "Es muy importante que la gente que, por la razón que sea, comienza a tener pensamientos relacionados con la muerte o ideas de suicidio, las exprese y solicite ayuda", señala el doctor Jiménez Treviño. En el plano más práctico, "el primer paso para evitar un desenlace fatal es que la persona que se está planteando el suicidio lo hable con alguien de su entorno (amigos, familia...) y que busque la ayuda profesional de forma urgente". Las ideas de suicidio son algo pasajero, en la mayor parte de los casos debidas a algún trastorno mental, y tienen tratamiento. "Todos podemos tener ideas de suicidio en algún momento de nuestra vida. De hecho, no estaría de más que cada uno de nosotros tuviéramos ya pensado a quién vamos a llamar para contárselo cuando nos veamos en este trance", apostilla el especialista asturiano.

Fachadas iluminadas de naranja.

Con ocasión del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, las fachadas de los Ayuntamientos de Oviedo y Gijón de color naranja, representativo de la campaña de prevención del suicidio. En Oviedo, las concejalas de políticas sociales, Concepción Méndez y Leticia González, presentaron –junto a la presidenta del Teléfono de la Esperanza de Asturias, Ladis García del Río– una campaña de sensibilización. "No podemos colocarnos un antifaz y no querer ver que los datos de suicidios en España, y más concretamente en Asturias, son alarmantes", argumentaron.

En Gijón, la edil de Servicios Sociales de Gijón, Natalia González, indicó que "es el momento de adoptar otra mirada, lejos de la estigmatización, y de ponernos a trabajar". Luis Fernando Gutiérrez, responsable del Teléfono de la Esperanza de Gijón, urgió la implantación de "un plan nacional de prevención", ya que "estamos ante un grave problema de salud pública y se necesitan ayudas eficaces".

Compartir el artículo

stats