Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El tráfico, detrás del 10 por ciento de los accidentes laborales

Alsa impulsa en Gijón una campaña para concienciar del peligro de los ángulos muertos: «Todos los días mejoramos en seguridad»

Por la izquierda, Antonio García, Álvaro Santamaría, Aurelio Martín, Myriam Hernández, Raquel Casado y Javier de los Ríos, ayer, en Gijón, en la campaña sobre ángulos muertos. | Ángel González

«Todos los días mejoramos cosas en materia de seguridad». Así lo afirmó Javier de los Ríos, el gerente de Contratos en Asturias de Alsa durante la celebración de la jornada «Ángulos muertos: de repente invisibles», que se celebró este miércoles en Gijón. La actividad, que ya tuvo lugar en Oviedo hace varias semanas, busca concienciar sobre los peligros que entrañan de estas áreas de nula visibilidad para el conductor para otros vehículos y peatones. De los Ríos recordó que los autobuses de Alsa van incorporando cámaras de 360 grados para evitarlos.

Además del representante de Alsa, a la cita en la calle Magnus Blikstad acudió también el concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Gijón, Aurelio Martín; Raquel Casado, la jefa provincial de la Dirección General de Tráfico de Asturias; Álvaro Santamaría y Antonio García, de la Fundación Mapfre; y Miriam Hernández, directora del Instituto Asturiano de Prevención de Riesgos Laborales. Fue esta última la que alertó de la gran incidencia del tráfico en los accidentes laborales.

«La incidencia del tráfico es altísima. Haciendo una media anual, el diez por ciento de los accidentes laborales son relacionados con el tráfico y cuanto más graves son, ese porcentaje se va al 30 por ciento. Uno de cada tres fallecidos laborales es relacionado con el tráfico», afirmó Hernández, que recordó la importancia del sello asturiano de movilidad segura. Por su parte, Raquel Casado explicó que no existen datos sobre el número de accidentes totales provocados por ángulos muertos debido a que estos incidentes suelen estar ligados a otras causas y explicó que, de un tiempo a esta parte, en la carretera conviven muchos más vehículos que antes, no solo coches, sino patinetes y bicicletas. «Todos tenemos que aprender a compartir el espacio», zanjó. En la actividad de ayer, participaron escolares del colegio Jacinto Benavente.

Compartir el artículo

stats