Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Camino Cabañas Rodríguez Alcaldesa de San Andrés del Rabanedo (León)

"Adif me ha dicho que la premisa indiscutible es que el AVE llegue a Asturias en mayo"

"El compromiso del Ministerio es que en ocho meses esté abierta la variante de Pajares, y que en mayo de 2024 esté listo León-La Robla"

Camino Cabañas, ante el Consistorio de San Andrés del Rabanedo. R. Díaz

Camino Cabañas Rodríguez es alcaldesa de San Andrés del Rabanedo desde 2019. Antes fue concejala durante cuatro años. Militante del PSOE, estudió Historia y Filosofía, tiene 41 años y en la "vida civil" se dedicó a la docencia y al mundo inmobiliario. Su principal quebradero de cabeza tiene que ver con la línea de alta velocidad León-Asturias a su paso por el municipio. Una plataforma vecinal exige soterrar las vías, pero el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) sostiene que esa posibilidad está descartada y, durante una reunión celebrada el pasado día 7 con responsables municipales, planteó un proyecto de integración del ferrocarril mediante pasos inferiores para el tráfico y los peatones. El equipo de Gobierno ve la propuesta con buenos ojos; la plataforma la rechaza.

–¿Cuál es la situación del conflicto en torno al ferrocarril en San Andrés del Rabanedo?

–El proyecto original de soterramiento de las vías de José Luis Rodríguez Zapatero queda en un cajón en 2014, con el Partido Popular. A partir de ahí se proponen una serie de soluciones de permeabilidad, que se han ido perfilando y desarrollando con obras en el anterior mandato, que es cuando se aceptan, y en el actual. Pero en mitad de todo ello cambia la normativa europea y surge la problemática de que hay que tirar el puente de Párroco Pablo Díez, en Trobajo del Camino, porque no cumple las medidas (para líneas de alta velocidad). Nos avisan en octubre de 2019 y empezamos a negociar.

–¿Qué se negocia?

–Planteamos que lo ideal es recuperar el soterramiento, pero en todo momento Adif y el Ministerio nos dicen que no es posible, no por una cuestión económica, sino de tiempo: el AVE debe llegar a Asturias, es un asunto de interés general. Entonces se pone sobre la mesa un proyecto compatible en tiempo y obra con la llegada de la alta velocidad a Asturias.

–En mayo de 2023.

–Sí. De hecho se ha segregado León-La Robla, precisamente, para abordar la integración del ferrocarril en San Andrés y no comprometer la llegada del AVE a Asturias.

–¿Qué quiere hacer Adif en San Andrés del Rabanedo?

–Plantea dos pasos inferiores que suprimen los principales puntos conflictivos: el puente de la avenida Párroco Pablo Díez y dos pasarelas peatonales. Los principales objetivos están cumplidos.

–La plataforma vecinal sostiene que soterrar las vías no retrasaría el AVE a Asturias.

–Si una obra consiste en quitar las vías y soterrarlas, difícilmente podrá pasar el AVE mientras se hace. Pero el AVE sí es compatible con una obra de pasos inferiores, puesto que no se toca la cota de la vía. Eso es lo que en todo momento nos ha dicho el Ministerio: para mantener el compromiso de la llegada del AVE a Asturias no se puede tocar la cota de la vía.

–¿Es cierto que Adif le llegó a decir en la reunión del 7 de septiembre "o esto o nada", en referencia a su proyecto de pasos inferiores?

–No. Lo que me ha dicho es que la premisa indiscutible es que no se puede mover la fecha de la llegada del AVE a Asturias. A partir de ahí, la única opción posible es habilitar pasos inferiores. Bajo esas condiciones, están dispuestos a estudiar los cambios que mejor convengan.

–¿A cuánto asciende el coste del proyecto que propone Adif?

–En las infografías que nos presentaron, que están siendo modificadas porque hicimos varias sugerencias, se contemplan dos actuaciones. La primera, la del puente y las pasarelas, costaría 20 millones más IVA. La segunda, la integración en otros tramos de vía, elevaría el total a 50 millones.

–¿Y cuánto costaría el soterramiento?

–Antes de la crisis y de la guerra se había calculado que 115 millones. Ahora seguramente sería bastante más. También hay que tener en cuenta que la fórmula de financiación del soterramiento era la especulación inmobiliaria, y hay que ser conscientes de que la realidad que motivó aquel proyecto en 2004 no tiene nada que ver con la actual.

–¿Daría tiempo a ejecutar la obra del puente antes de mayo?

–En principio, no. Entiendo que no va a haber tiempo. En el cronograma figura que hay que solicitar la obra cinco meses antes de que tenga que llegar el AVE y a partir de ahí comenzarían los trabajos y se derribaría el puente. El compromiso del Ministerio es que en mayo de 2023 esté abierta la variante de Pajares, y que en mayo de 2024 esté listo León-La Robla.

–O sea, que al menos hasta 2024 León-La Robla no será una línea de alta velocidad sino convencional.

–San Andrés no es el único fleco por atar. En todo caso, el AVE no sale de León a alta velocidad. San Andrés está unido a León y, por lo tanto, no supone un problema a la hora de coger velocidad. No solo no somos los culpables de que el AVE no llegue a Asturias, sino que somos impulsores, porque si somos capaces de desbloquear cuanto antes una solución a la integración en San Andrés, también se beneficiará Asturias.

–La plataforma dice "soterramiento sí o sí". ¿Ve alguna posibilidad de lograr ese objetivo?

–He intentado hacerles ver que no vamos por separado en las reivindicaciones, porque el equipo de gobierno siempre ha defendido el soterramiento. Es mucho más fácil ir de la mano que hacer de esto una cuestión local o política, porque el objetivo no son las elecciones de mayo, sino conseguir la mejor integración para San Andrés. Las proclamas de las manifestaciones no deberían de ser "Ni un voto menos" o "Alcaldesa vete ya", ni debería haber caricaturas mías en el puente. Quien tiene la capacidad legal para negociar soy yo, y el Ministerio recibe a quien está en la Alcaldía. Siempre hemos dicho la verdad, que se podían analizar otras fórmulas, pero que el soterramiento no estaba sobre la mesa.

–¿Significa eso que debe descartarse definitivamente el soterramiento?

–No. Es compatible. No tenemos por qué dejar de pelear el soterramiento, pero no desaprovechemos una oportunidad que es real. No renunciemos a algo contante y sonante por algo que nos gusta a todos, pero que no deja de ser un sueño.

–La acusan de haber pactado con Adif a espaldas de los vecinos la renuncia al soterramiento.

–Punto uno: una plataforma que representa a un grupo de personas se erige en representante única de la ciudadanía… pero aquí somos 31.800 vecinos. Punto dos: no tengo que pactar a espaldas de nadie; nos han presentado un proyecto, hemos planteado unas reivindicaciones que se trasladaron a los portavoces municipales y se hicieron públicas. La plataforma no ha querido escuchar. Eso demuestra dónde está. El error es asimilar plataforma y ciudadanía. A muchos vecinos les gusta el proyecto de Adif.

–Ha dicho que hay intereses políticos detrás de la plataforma…

–Solo hace falta ver quienes la constituyen y están en el Ayuntamiento, quienes forman parte de ella y los comentarios a todo lo que hacemos.

–¿Quiénes la constituyen y están en el Ayuntamiento?

–En origen, Ciudadanos y Vox.

–Pero en la plataforma hay personas de todos los partidos políticos, incluido el PSOE.

–Claro. Yo me estrené políticamente en abril de 2015 manifestándome por el soterramiento el día que vino Ana Pastor.

–¿No se manifestaría solo porque era una ministra del PP?

–No. Me manifesté porque en aquel momento se decide que León sí va a tener soterramiento pero San Andrés no. Ahí se perdió una oportunidad. La actual, la de tener que tirar el puente, la hemos aprovechado para conseguir que haya un proyecto sobre la mesa.

–Haga de pitonisa. ¿Cómo estará la línea de alta velocidad a Asturias en mayo de 2023?

–Espero y deseo tener a finales de este año el proyecto de integración para poder explicarlo con todo lujo de detalles a los vecinos. Confío en que en mayo de 2023 esté firmado el convenio y que en diciembre la obra del puente y las pasarelas esté finalizada.

–¿Y en mayo de 2024?

–Tiene que estar todo hecho. Pero que quede claro, tanto si se acepta el proyecto de Adif como si no, el derribo del puente estará al margen: se derribará sí o sí.

Compartir el artículo

stats