Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Gobierno tacha de "torpeza" los intentos del Levante de frenar el Corredor Atlántico

"No sé si lo que quieren decir es que porque haya menos población o PIB pretendemos tener dos Españas", replica Pardo de Vera l La secretaria de Estado de Transportes rechaza priorizar la conexión del Mediterráneo, como pidieron sectores empresariales del Levante

Corredor del Mediterráneo. JUAN REVILLAS

El Gobierno central se opone al intento del lobby empresarial del Levante de priorizar el Corredor Mediterráneo y relegar el Atlántico, lo que lastraría la competitividad de las empresas del Noroeste, en particular las asturianas, al carecer de una salida ferroviaria a sus productos hacia el mercado europeo.

La secretaria de Estado de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Isabel Pardo de Vera, criticó ese intento de postergar una obra clave no solo para Asturias, sino para todo el noroeste. "Me parece bastante torpe intentar agudizar la brecha oeste-este porque el Corredor Atlántico es exactamente igual de importante", expuso sobre la demanda de los empresarios levantinos. "No sé si lo que quieren decir es que porque haya menos población o menos PIB, queremos seguir agrandando esa brecha y pretendemos tener dos Españas", añadió.

"Saben que estoy comprometida con el oeste de España sin enfrentar a dos áreas que son complementarias", asegura

decoration

La alto cargo del Ministerio de Transportes marcó ayer una línea roja sobre el futuro del Corredor Atlántico ocho días después de que la asociación europea Ferrmed, que actúa a modo de lobby empresarial del Levante, reclamase en Bruselas priorizar la conexión del Mediterráneo alegando que es la que concentra los mayores tráficos de mercancías de España, hasta alcanzar el 65% del total. "España ha añadido una serie de líneas que van a Galicia y Asturias. Está muy bien, pero al final no tienen tráfico suficiente para justificar los objetivos medioambientales. Hay que invertir donde está el tráfico", reclamó entonces el presidente de este grupo empresarial, Joan Amorós.

En su alegato, denunció que el Noroeste carecía de tráfico de mercancías a través del ferrocarril, precisamente la situación que pretende revertir el Corredor. Esta infraestructura permitirá conectar los puertos de la comunidad con trenes y darles salida al mercado europeo, ofreciendo una alternativa al tráfico rodado, encarecido por el alza de combustibles.

Isabel Pardo de Vera, durante su intervención de ayer. | Fernando Alvarado

La consideración de los enlaces de Galicia, Asturias y Castilla y León con la red hacia Francia como Corredor, lograda en 2018, permitió acceder a financiación europea prioritaria, aunque es el Levante el que lleva la delantera con 4.000 millones de euros ya recibidos. En ese contexto, Pardo de Vera respondió ayer a los empresarios levantinos durante su intervención en un acto de Nueva Economía Fórum celebrado en Madrid. Ante las preguntas directas, sobre la petición de priorizar el Corredor Mediterráneo, la alto cargo de Transportes criticó la demanda precisamente cuando "ya se vislumbra" el final de la conexión de Valencia hasta la frontera francesa. "Me parece torpe porque ellos [el Levante] están absolutamente beneficiados porque es un proyecto de Estado y europeo tras el enorme avance y desbloqueo de estos cuatro años", arremetió contra la propuesta de Ferrmed antes de defender la necesidad de combinar los esfuerzos inversores para fomentar el equilibrio territorial. "Saben que estoy muy comprometida con el oeste de España sin enfrentar a dos áreas que son absolutamente complementarias", resumió sobre su posición.

El sistema para establecer peajes en las autovías quedará fijado en meses, pero no se aplicará hasta que no mejore la economía

decoration

La propuesta de Ferrmed indignó a la clase política y empresarial asturiana y gallega, que un día después de conocer su demanda exigió al Gobierno central que no ceda a la presión. La postura de Pardo de Vera secunda esa reclamación para evitar agravios.

Aun así, el futuro del Corredor Atlántico se enfrenta a una amenaza. La última revisión del reglamento europeo de la Red Europea de Transportes de la UE excluye el tramo Vigo-Santiago de la red básica, es decir, la que mayor prioridad ostenta y que, por tanto, debe estar finalizada antes de 2030, catalogándola como red básica ampliada, retrasando una década su fecha de puesta en marcha. PP y PSOE alegaron en Bruselas contra lo que consideran un "error" a la hora de elaborar los documentos. La Comisión deberá aclararlo ahora.

Pardo de Vera también se refirió al modelo para establecer peajes en las autovías españolas. "Sería una vergüenza irme sin un modelo perfectamente determinado", indicó a un año de que finalice la legislatura, si bien apuntó que se trata de un sistema para financiar el mantenimiento de la infraestructura viaria y mejorar la seguridad. Eso sí, aseguró que solo se aplicará cuando se despeje el contexto de inflación y otros criterios que siguen aportando incertidumbre a la economía. "Nunca es buen momento para hablar de ello", ironizó, pero aseguró que en los próximos meses "se dejará listo para que quiera poner lo haga sin problema".

Compartir el artículo

stats