Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los asturianos en el extranjero tendrán más fácil votar en las próximas elecciones

Los más de 120.000 electores que residen fuera podrán coger las papeletas de internet, y habrá más tiempo para ejercer el derecho

Ejemplo de voto por correo que se puede obtener en Correos. Alberto Ortega - Europa Press

Más de 120.000 asturianos con derecho a voto y residentes en el extranjero lo tendrán mucho más fácil que hasta ahora en las próximas elecciones. El Senado acaba de aprobar por unanimidad la reforma de la Ley del Régimen Electoral General que pone fin al voto rogado que desde hace más de diez años se exigía a los electores residentes fuera del territorio nacional: tenían que escribir por escrito para rogar el voto, esperar a que se les concediera y luego enviar su papeleta con la opción elegida.

Esto se ha simplificado con una serie de medidas destinadas a facilitar la participación de los votantes del exterior. De esta manera, la Cámara Alta ha ratificado sin cambios y por unanimidad el texto que venía del Congreso, por lo que esta reforma ha quedado aprobada de manera definitiva. Solo queda que se publique en el Boletín Oficial del Estado (BOE), algo que se producirá en los próximos días.

En 2011, tras la acumulación de denuncias de irregularidades con el voto de los emigrados, especialmente en comicios gallegos, los principales partidos pactaron un sistema que obliga a los inscritos en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA) a pedir el voto con antelación para poder ejercer el sufragio.

Esto acabó de un plumazo con las sospechas de fraude, pero también provocó el desplome de la participación electoral desde el extranjero. De hecho en las generales del 2019 en Asturias el 95,6% no participó.

Viendo lo ocurrido, los partidos optaron por rectificar aquella medida y se ha hecho efectivo más de una década después el cambio. La reforma viene de una proposición de ley presentada en febrero de 2021 por los dos grupos que sustentan el Gobierno, el PSOE y Unidas Podemos, y que estuvo congelada por sucesivas prórrogas hasta el pasado mes de abril. En el Congreso, su articulado fue modificado mediante enmiendas pactadas con el PP y otros grupos de la oposición.

Adelanto

El nuevo procedimiento permitirá descargarse las papeletas de internet y adelantará el envío tradicional de la documentación electoral. Se ampliarán los centros para votación en urna, no sólo las embajadas sino todos los consulados y los centros oficiales que se habiliten. Y del mismo modo, se ampliarán los horarios y días.

Los principales partidos descartaron otras opciones como el voto telemático y el voto por delegación que defendían los independentistas catalanes. Además, se protegerá el envío de los votos emitidos en el extranjero estableciendo que se hagan llegar a España por valija diplomática. En consecuencia, se amplía dos días el plazo del escrutinio para que las papeletas lleguen a tiempo a la urna.

Otros cambios establecen que la Junta Electoral Central deberá hacer un informe de las medias que se vayan tomando y que el CERA se actualizará cada cinco años para tener más localizados a los electores.

Compartir el artículo

stats