20 de julio de 2009
20.07.2009
 

La lección más dura del océano

La Universidad Itinerante de la Mar abre su curso y sumerge a los alumnos en el relato de cuatro senegaleses sobre su viaje en cayuco a Europa

20.07.2009 | 02:00
Amadou Mboup, Concepción Urdampilleta y Modou Faye, ayer, en Luanco.

Peñas, Illán GARCÍA


Los 26 alumnos de la Universidad Itinerante de la Mar vivieron ayer su primera lección y fue la más dura. Cuatro senegaleses les explicaron, en primera persona, la historia desgarradora de su viaje en cayuco. El relato, narrado en un acto en el Museo Marítimo de Asturias, en Luanco, estremeció a buena parte de los integrantes del curso. Los inmigrantes explicaron su ruta desde el África subsahariana con rumbo a Europa, narraron las dificultades que rodearon al viaje, el temor y la alegría al pisar tierra, pese a que entonces comenzaba otra etapa también dura.


«Nos explicaron las malas condiciones de vida que tienen en sus países», señaló uno de los alumnos, quien resaltó que «cuando una historia se cuenta en primera persona, gana mucho más». «Para ellos, regresar es imposible por las condiciones económicas y sociales que viven en su tierra», explicó Antonio Afonso, responsable de la delegación portuguesa.


Los participantes en el curso, que lleva por título «El Atlántico, una frontera abierta», proceden de España y de Portugal. En unos días todos ellos se embarcarán en el barco «Cervantes Saavedra». La alumna portuguesa Cristiana Cardoso destacó la importancia de la Universidad Itinerante de la Mar porque «permite conocer otra lengua» -el castellano en su caso- y «el aprendizaje por medio de historias relacionadas con la navegación».


Tras degustar una comida organizada por la Cofradía de la Buena Mesa de la Mar en Salinas, en la que los estudiantes y profesores pudieron chuparse los dedos con un postre típico de la localidad, los arrecifes, la delegación visitó el Museo de Anclas de Salinas. «Es una propuesta muy interesante que haya un museo al aire libre de estas características», dijo Afonso. Después, la delegación se trasladó al Cabo Peñas donde visitó el centro de interpretación, en la planta baja del faro.


La tripulación colgará en unos días la bandera azul concedida este año al barco «Creoula» por su divulgación del mundo del mar. Luego, los alumnos partirán de Marín, en Pontevedra, y recorrerán el océano Atlántico con paradas en puertos y ciudades lusas. El curso se presentará hoy oficialmente en Avilés.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine