02 de mayo de 2010
02.05.2010
Illas

Tumbas prestadas para los muertos de La Peral

La amenaza de ruina de un ala del cementerio peraliego obliga a los familiares de los difuntos a pedir nichos a familiares y amigos para su entierro

02.05.2010 | 02:00
Nichos del cementerio de La Peral afectados por grietas.

La Peral,


Myriam MANCISIDOR


Ya son tres las personas de la parroquia de San Jorge de la Peral que en los últimos meses han tenido que recibir sepultura en nichos prestados por familiares, amigos o vecinos. El último cadáver se enterró anteayer también en una tumba cedida. ¿El motivo? Alrededor de 68 nichos del cementerio amenazan ruina por el desplome de una pared del muro que cierra el camposanto peraliego. Los vecinos han solicitado tres presupuestos para el acondicionamiento del ala que está en peor estado y estos oscilan en torno a los 36.000 euros. Ahora, los afectados, que han fundado la comisión San Jorge de la Peral, reclaman al Ayuntamiento de Illas que dirige Alberto Tirador (IU) y a la Iglesia que tomen cartas en el asunto. «El alcalde tiene la obligación de buscar una solución a los problemas de los vecinos y en este caso estamos ante uno tremendo: los muertos de La Peral no se pueden enterrar», explica una integrante de la comisión. La parroquia de San Jorge de la Peral comprende las localidades de Calavero, La Argañosa, La Reigada y La Peral.


Los vecinos también han solicitado una reunión con el obispo y el ecónomo alegando que el problema que sufren con el cementerio «es insostenible». «Si no nos dan una solución sopesamos la posibilidad de denunciar al obispado y al alcalde en el juzgado de guardia», sentencian los vecinos, que creen que el Ayuntamiento tiene en sus manos «muchas cartas» para lograr que la Iglesia se haga cargo de la reparación del camposanto. «El problema va a más, tenemos miedo de que los féretros acaben cualquier día en el prau, porque los nichos están agrietados y en algunos casos ya se ven hasta las cajas», aseguran los afectados, que creen que el arreglo del camposanto es una prioridad.


«Los tres últimos muertos se enterraron en nichos gracias a la generosidad de algunos vecinos porque si no, ¿qué hacíamos con los cadáveres? Estamos hablando de los derechos después de muerto y de la dignidad de los cadáveres», subrayan los vecinos de La Peral, dolidos porque el Ayuntamiento de Illas rechazó una moción del PSOE solicitando la concesión de una subvención a los vecinos para acondicionar el cementerio. «Igual que se dan ayudas a otros grupos nosotros pedíamos una subvención para solucionar un problema de un espacio que es de todos y por el que desgraciadamente todos vamos a pasar», concluyen los afectados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine