Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Corvera

Escombros de despilfarro con multa en Corvera

El Seprona denuncia el derribo de la Casa de Encuentros por incumplir el plan de residuos: se utilizaron los cascotes del edificio como material de relleno

Obras de demolición de la Casa de Encuentros durante el pasado mes de julio.

Obras de demolición de la Casa de Encuentros durante el pasado mes de julio. Irma Collín

La Casa de Encuentros fue derribada el pasado mes de julio, sin embargo su fantasma todavía colea. El Seprona investiga las obras de derribo de este emblemático edificio, "símbolo del despilfarro" ya que, presumiblemente, se utilizaron escombros como material de relleno para cubrir el prao de la fiesta tras la

"La denuncia nos llegó al Ayuntamiento al tratarse de una obra municipal y la trasladamos directamente a la empresa, que por lo que sabemos, ha presentado alegaciones ante el plan de residuos de la consejería de Medio Ambiente", señaló el regidor corverano, que afirmó además que en el caso de que llegue una sanción económica o de otro tipo, ésa recaerá en la adjudicataria de los trabajos desarrollados durante el pasado verano. "Creemos que esta denuncia no tendrá ningún tipo de consecuencias", añadió José Luis Vega.

El hecho de rellenar con escombros el prao de la fiesta tras las obras de derribo de la Casa de Encuentros ya fue advertido hace un par de semanas por el portavoz del PP, Luis Solares. El también presidente de los populares corveranos criticó entonces al gobierno por pasar por alto el cuidado del medio ambiente en ésta y otras actuaciones desarrolladas durante el presente mandato. El edificio de la Casa de Encuentros, ubicado en la cuesta de Los Campos, fue un polvorín desde que se colocó la primera piedra. Levantar este polémico inmueble costó en total unos dos millones de euros y nunca llegó a inaugurarse, lo que le conviertió en el símbolo del despilfarro inmobiliario en la comarca.

La construcción se levantó en la cuesta de Los Campos a finales de los años noventa del pasado siglo con vistas a ser un centro cultural y empresarial. En un principio, la planta del edificio sufrió una modificación para pasar a ocupar 1.500 metros cuadrados frente a los 1.000 previstos. Esos cambios en el proyecto inicial conllevaron la consiguiente ampliación del presupuesto, que pasó de 1,2 millones de euros a 1,6. A esa cifra, que se financió en gran parte con los fondos europeos "Leader", hay que sumar el coste de los procesos judiciales entre el Consistorio y la empresa ejecutora de los trabajos, Corsam Corviam.

Tras años de incertidumbre sobre un edificio abandonado, el gobierno entonces formado por el PSOE e IU inició un expediente para derribar este edificio, que se abonó con parte del dinero que la constructora estuvo obligada a pagar dentro del proceso judicial surgido entre la firma y el Ayuntamiento de Corvera.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats