18 de febrero de 2017
18.02.2017
GOZÓN

El Festival del Oricio pedirá "justificantes" para evitar que el producto sea asturiano

"Los compraremos gallegos", afirman los vecinos ante la prohibición de pescar erizos de mar en aguas del Principado

18.02.2017 | 02:30
Asistentes a la anterior edición del Festival del Oricio de Bañugues.

La Asociación de Vecinos "El Pico" de Bañugues ultima los detalles para la preparación de la XXXVI Edición de su Festival del Oricio. Será el primer certamen desde que el Principado prohibió su captura en aguas del litoral asturiano con vistas a regenerar la especie. La entidad vecinal tiene clara esa medida aunque este año, por si acaso, no dudará a la hora de pedir "justificante" con el fin de asegurarse de que los erizos de mar que se degustarán hayan sido capturados en otra región. "Habrá oricios con justificante", expresó ayer con ironía la presidenta de la asociación de vecinos, Esther García, que indicó además que su colectivo "compra desde hace bastante tiempo los oricios en Galicia".

"En años anteriores no los comprábamos en Asturias porque no había la suficiente cantidad, necesitábamos más siempre", señaló la dirigente vecinal. En un principio, la organización ha previsto la adquisición de cuatro toneladas de oricios, aunque en otras ediciones, esa cifra se ha llegado a ampliar por la gran afluencia de comensales al festival gozoniego. "Ya están encargados. Ahora esperamos que los haya, que siempre suele haber", destacó García.

Los responsables de una de las citas gastronómicas más veteranas del concejo prevén habilitar la carpa en el aparcamiento anexo a la playa de Bañugues durante el primer fin de semana de marzo. "El domingo tenemos una reunión para definirlo todo, en un principio la fiesta será los días 3, 4 y 5 de marzo, pero dependemos de las condiciones meteorológicas, si dan malo lo haremos para el fin de semana siguiente", expresó la presidenta de la asociación de vecinos.

Como suele ser habitual, la cita gastronómica contará con oricios crudos y cocidos, empanadas, caviar y, presumiblemente, vuelva a haber pizza hecha a base de erizos de mar, que fue uno de los productos "estrella" de la última edición del festival.

Ahora, Esther García y los socios de la entidad vecinal cuentan los días para colocarse el mandil, poner agua a cocer y seguir manteniendo una celebración que, pese a las prohibiciones, sigue adelante con oricio asturiano o gallego.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook