08 de octubre de 2017
08.10.2017
SOTO DEL BARCO

Indignación entre los ganaderos de Riberas por los daños del jabalí en los cultivos de maíz

"Éstas son las consecuencias de permitir que la fauna esté libre: los animales están destrozándolo todo", critica un afectado

08.10.2017 | 02:26
David y Manuel Ángel Martínez, en un terreno de maíz en Riberas.

Los ganaderos de Riberas están hartos de que la Consejería de Agroganadería del Principado y el Ayuntamiento de Soto del Barco no tomen medidas contra los jabalíes, ya que en las últimas semanas los animales han causado numerosos daños en no pocas hectáreas de terreno de siembra. "Nos faltan quince días para cosechar el maíz y a este paso que vamos, como no tomen medidas no va a quedar nada", criticó Manuel Ángel Martínez, uno de los ganaderos afectados, que alerta de que los jabalíes campan a sus anchas todos los días por las inmediaciones de las fincas afectadas. Destrozan el terreno y causan daños en las zonas de sembrado, que derivan después en problemas económicos para los profesionales de la ganadería.

La presencia de los jabalíes en Riberas de Pravia ha afectado ya a una decena de hectáreas, según denuncian los ganaderos, que observan como el Principado y el Ayuntamiento hacen caso omiso a sus reclamaciones. "Llevamos sufriendo el mismo problema desde hace siete u ocho años y aquí nadie hace nada", añadió Martínez.

Los agricultores advierten además de que la inacción de la consejería de Agroganadería en esta materia puede derivar a medio plazo en el cierre de explotaciones agrarias. "Estamos afectados cinco ganaderos a cuenta del jabalí y algunos de ellos son jóvenes; si no hay cosecha de maíz, a ver qué pasa", apuntó.

Para casos como este, el Principado dispone de una línea de ayudas para intentar paliar la acción de los jabalíes. "Los daños en terrenos los acaban pagando tarde y mal. Ahora, por ejemplo, están pagando los de 2015 y a 20 céntimos de euro cada metro cuadrado de la plantación de maíz", explicó Manuel Ángel Martínez.

Algunos afectados plantean el cierre de las fincas, cuestión que presumiblemente será rechazada "porque cuesta mucho dinero y trabajo". "Estas son las consecuencias de permitir que la fauna esté libre por donde quiera: los jabalíes están destrozándolo todo y nosotros perdiendo las cosechas", concluyó Martínez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído