05 de abril de 2018
05.04.2018

Un riosano pierde un ojo tras recibir dos puñetazos después de la Comida en la Calle

Marcelino González permanece ingresado en el HUCA tras la agresión que sufrió al intentar mediar en una pelea nocturna

05.04.2018 | 01:49
Marcelino Daniel González, en el HUCA, tras la agresión.

Marcelino Daniel González, vecino de Riosa de 60 años, ha perdido la visión de su ojo izquierdo tras ser agredido el pasado lunes, horas después de la Comida en la Calle. Según el relato de su mujer, Natividad Ozuna, "recibió dos puñetazos de dos individuos en la plaza del Carbayedo tras intentar mediar en una disputa, tras anochecer". Tras los golpes, fue trasladado al San Agustín, según confirmó la Policía Nacional, a la que por ahora no le consta denuncia. Posteriormente, en el HUCA fue operado el martes por la mañana y los médicos le confirmaron la pérdida de visión del ojo izquierdo.

"Los doctores afirman que tuvieron que golpearle con un puño americano, a tenor de la gravedad de las heridas", explicó la esposa del agredido. González llegó al HUCA sobre las tres de la madrugada del martes. Venía procedente del San Agustín, donde fue trasladado por una patrulla de la Policía Nacional. Sobre las ocho de la mañana, fue operado en Oviedo.

Al parecer, González, trabajador jubilado de Hunosa, es un habitual de la Comida en la Calle. "Vamos todos los años porque tenemos muchos amigos en Avilés. Siempre comemos en Sabugo", relató Osuna. "Esta vez, comimos en la plaza de España, en una mesa de otras 60 personas, con varios amigos", indicó la mujer aún desde el HUCA.

La agresión se produjo sobre las 21.00 horas en la plaza del Carbayedo. "Estábamos donde el hórreo, en la barra. Había un pinchadiscos. Se formó un tumulto y Marcelino se acercó a hablar con un grupo de jóvenes para que no se pegaran. De pronto, dos se acercaron y le pegaron dos puñetazos en el ojo izquierdo", rememoró la afectada, que sólo recuerda que los agresores eran "personas de corta edad".

Los allegados de Marcelino Daniel González piden ahora la colaboración ciudadana para identificar a los agresores. "Desaparecieron rápido, pero había gente grabando, así que alguien puede tener un vídeo que permita dar con ellos", finalizó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook