07 de julio de 2018
07.07.2018
 

La perrera ilegal de La Luz acumulaba denuncias desde hace más de trece años

"La Policía Local aconsejaba traer animales a las instalaciones", dice uno de sus responsables

07.07.2018 | 02:25
La perrera ilegal de La Luz acumulaba denuncias desde hace más de trece años
La perrera ilegal de La Luz acumulaba denuncias desde hace más de trece años

La perrera ilegal de La Luz, con 147 canes y un gato en pésimo estado, acumulaba denuncias desde hace 13 años, según indicaron ayer miembros de varias protectoras. Las primeras demandas contra los chamizos en los que malvivían los animales, que empezaron a ser desmantelados hace dos días por orden municipal, datan de 2005. Por entonces, la responsable del espacio, Emilia Bernadal, ya contaba con al menos una treintena de perros. Raúl Robles, uno de los colaboradores de la mujer en las destartaladas instalaciones, aseguró que muchos de los animales llegaban al recinto por recomendación de las autoridades, un extremo que el gobierno local dijo desconocer. "El Ayuntamiento y la Policía Local aconsejaban traer perros a las instalaciones a muchos vecinos", indicó.

La operación para acabar con la perrera ilegal continuó ayer con el traslado de varios animales y proseguirá durante varios días. Alejandra Mier, voluntaria de la Fundación Protectora de Animales del Principado de Asturias contratada por el gobierno local para los trabajos, comentó afligida que "las condiciones de los animales son horribles". "Veníamos concienciados de lo que nos podíamos encontrar pero hemos visto cosas mucho peores", dijo. Después de un primer día de desalojo de los animales -32 en total-, ayer se consiguió sacar a ocho perros más de las chavolas.

La Fundación Protectora de Animales del Principado de Asturias interpuso tres denuncias contra el mal estado de los canes. La última data de marzo del año pasado. "Llevamos desde la última querella viendo que era una necesidad sacar a los perros de este lugar", relató Mier. "En Asturias, es lo peor que he visto. Tuvimos una situación similar en Ferrol, pero no era igual; se les ha ido de las manos", añadió la voluntaria, sin quitarse los guantes de látex que la acompañaron durante la jornada.

Los vecinos de la zona aseguraron que eran conscientes de la existencia de la perrera ilegal de La Luz. "Siempre se supo que ahí se guardaban perros. Hay que ser mala gente para tenerlos en esas condiciones", indicó Serafín García. El Ayuntamiento de Avilés aprobó una resolución en marzo de este año por la que se ordenó la retirada en un plazo de dos meses de los tendejones instalados en el emplazamiento porque no cumplían las debidas condiciones de seguridad, salubridad y ornato público. Al no haber respuesta por parte de los responsables del asentamiento, la Policía Local de Avilés tuvo que desalojar la perrera hace dos días. En ella, "trabajaban", al menos, diez personas.

Los responsables de la perrera ilegal lo tienen claro: los animales estaban en condiciones óptimas. Raúl Robles alega que los perros vivían en buenas condiciones. "Aquí hay perros que tienen alrededor de veinte años y nunca les han faltado cuidados. Los veterinarios venían varios días a la semana para atenderlos", señaló. Otra de las "ayudantes" en este espacio afirma que ya comenzaron a acoger perros desde el año 2002. "Yo venía a ayudar a Emilia y nos pasábamos entre ocho y diez horas trabajando casi todos los días", aclaró. Visiblemente apenada por lo sucedido, indicó que, a pesar de que la denuncias nunca prosperaron, ella sabía que un día podrían desmantelar la perrera.

El desalojo continúa

Los voluntarios afirman que las labores de desalojar a los perros de los chamizos se alargarán al menos dos días más. El primer paso es desparasitarlos y vacunarlos. Posteriormente los canes se trasladarán a una nave de cuarentena para después llevarlos a una nave de adopción. "Todavía tenemos varios días de trabajo en estas instalaciones. Todos los animales con enfermedades contagiosas tienen un período de incubación de catorce días y antes no podemos enjaularlos", destacan desde la protectora contratada por el gobierno local.

El siguiente paso es hablar con las protectoras interesadas en acoger a estos animales. Con la Protectora del Principado ya se han puesto en contacto otras protectoras asturianas y algunas de fuera de la comunidad, como la de Torrelavega o Sahagún. Además, la asociación Alma Animal ya ha anunciado la necesidad de donaciones para los perros como latas de comida, pienso y collares y correas. En este sentido, desde la Protectora del Principado afirman que todo el mundo está intentando ayudar en la medida de lo posible. "Necesitamos y queremos adoptantes", aseguró Alejandra Mier. Sin embargo para esta voluntaria lo peor son aquellos perros que han nacido dentro de la perrera. "Hay que adiestrarlos; es como bajar a Tarzán de la selva a la ciudad", indicó la voluntaria .

Los voluntarios seguirán trabajando y los responsables de las instalaciones no pueden acceder a los chamizos. La situación no va a terminar aquí. Raúl Robles ya ha anunciado que el lunes interpondrán una demanda contra Alejandra Mier por "acoso".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook