10 de agosto de 2018
10.08.2018

Anadel pide la custodia de las vacas y aves maltratadas en la granja de La Menudera

"La Administración es reacia a dar una segunda oportunidad a los animales de ganadería y son pruebas judiciales", sostiene la protectora

10.08.2018 | 03:09
La vivienda de la granja en la que aparecieron unos 180 animales en malas condiciones.

La protectora de animales Anadel pedirá al Principado hacerse cargo de los animales de granja (seis vacas y más de un centenar de aves de corral) que descubrieron, junto al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) y la Policía Local, en unas condiciones pésimas de higiene y salud en una granja de La Menudera, en Cancienes, como ya está haciendo con los perros (seis ya rescatados y alrededor de otros ocho por rescatar). "La Administración es muy reacia a dar una segunda oportunidad a los mal llamados animales de ganadería. En Asturias no hay instalaciones que puedan dar acogida a este tipo de animales y esa es una de la problemáticas que nos encontramos", señaló ayer la representante de la protectora, Elena López.

Los primeros pasos de la protectora han sido realizar un requerimiento al Ayuntamiento para poder hacerse cargo de los perros, y tras rescatar a seis cachorros, a principios de la próxima semana entrarán a por el resto con la Guardia Civil y la Policía Local. Sin embargo, para las reses y aves, el organismo competente es el Principado: "Vamos a esperar los diez días de plazo y solicitaremos el decomiso de estos animales de ganadería. Si no nos lo dan, lo reclamaremos por vía judicial".

"Para nosotros estos animales son pruebas judiciales, porque se va a abrir un proceso. Por lo tanto, hay que garantizar tanto su bienestar como su protección", sentenció López, que explicó que la falta de espacios para socorrerlos hace que "muchas veces dejen los animales con el infractor e incluso los maten". La representante de Anadel señaló que la protectora, que tiene carácter nacional, sí tiene lugares de acogida para animales de gran tamaño fuera del Principado.

Desde la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, confirman que las reses de la granja corverana habían pasado las inspecciones necesarias. "La campaña de saneamiento es anual y analiza la tuberculosis, no el estado de las instalaciones, aunque sí hay avisos si se detectan otros problemas. El análisis no tiene por qué hacerse en la cuadra, los propietarios pueden sacar a los animales a la finca", explican desde la Consejería, para añadir que se realizan más de 10.000 inspecciones al año. "En el caso de que la explotación fuera profesional -si bien no es el caso- tienen que pasar inspecciones de otro tipo", señalan.

Sin embargo, los veterinarios de grandes animales difieren y apuntan que el fallo en este caso está en la encuesta de bioseguridad que se realiza en esa inspección de saneamiento. "El inspector tiene que responder varias preguntas como si hay suciedad en la instalación, si hay roedores, si las reses presentan alguna anomalía... Es un caso que no es de un día para otro y debería estudiarse que ha fallado, porque cualquier explotación, tenga siete o 400 vacas, tiene los mismos requerimientos", señala un profesional que trabaja en la zona.

Servicios Sociales

La Policía Local de Corvera y personal de los Servicios Sociales municipales visitaron también la granja, interesándose tanto por el estado de los animales, como por la situación de los residentes en la misma, dos hombres de avanzada edad, para conocer si necesitan algún tipo de asistencia. El Ayuntamiento también conoció el viernes la situación por medio de llamadas de vecinos y se puso en contacto con el Seprona, para comprobar que ya conocían el caso y también inició los contactos con la protectora para coordinar las acciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook