Lo que no llovió en 31 días de invierno, cayó en las últimas 48 horas. El diluvio, provocado por la borrasca "Klaus", descargó entre ayer y el martes más de 160 litros por metro cuadrado en Asturias. El mayor chaparrón cayó sobre Aller: 106 litros en la última jornada. Fue el tercer registro más alto de todo el país. Esta ingente cantidad de agua obligó a desalojar el Hospital de Arriondas, con 38 pacientes, y a más de una veintena de vecinos de dos bloques de viviendas de Mieres. El temporal, que amainará hoy, deja un reguero de incidencias: más de un millar de alumnos afectados por la suspensión de clases, decenas de casas inundadas por el desbordamiento de ríos y numerosos argayos en carreteras y cortes ferroviarios. Para hoy la Agencia Estatal de Meteorología mantiene activada la alerta amarilla -aviso de riesgo- por lluvias en el Oriente y la Cordillera y Picos de Europapero terminará a las 12 horas. Seguirá habiendo chubascos pero con menos intensidad.

A la vista de la crecida de los ríos, el Principado decidió activar ya por la mañana (10.49 horas) el Plan de Inundaciones del Principado de Asturias (PLANIPA) en su nivel cero. Esta fase, explicó el Gobierno regional, significa que "se están registrando inundaciones localizadas cuya atención puede quedar asegurada mediante los medios y recursos disponibles en la zona". En total, la sala de emergencias del 112 atendió 159 incidencias, relacionadas con inundaciones y cortes de tráfico en más de un centenar de carreteras. "La situación tiende a estabilizarse, aunque es complicada; hasta el momento no se han cumplido las peores previsiones que se esperaban con la pleamar de las 18.14 horas", expresó desde La Morgal el consejero de Presidencia Guillermo Martínez, que estuvo en contacto directo con el presidente, Javier Fernández, pese a encontrarse en Madrid en la Feria Internacional de Turismo (Fitur). También la delegada del Gobierno, Delia Losa, se acercó a Llanera para "supervisar personalmente" las medidas tomadas contra el temporal. No obstante, ambos dirigentes políticos -del mismo signo político (PSOE)- lo hicieron por separado.

Los desalojos

Guillermo Martínez viajó por la mañana a Arriondas, convertido en epicento del temporal, para seguir de cerca la evacuación de 38 pacientes -31 más recibieron el alta médica- del Hospital del Oriente ante el riesgo de inundaciones por su proximidad a los ríos Piloña y Sella. Los enfermos fueron trasladados a los centros sanitarios de Avilés, Gijón y Mieres. Ayer, según la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, había ocho ríos en alerta por el aumento de caudal el Negro y el Esva en Valdés, el Narcea en Pravia, el Nalón en Candamo y en Ribera de Arriba, el Nora en Llanera, el Noreña en La Fresneda, el Caudal en Morcín y el Sella en Amieva y Cangas de Onís.

Las intensas lluvias también obligaron a varias familias de Mieres a pasar la noche en casas de familiares o en el polideportivo de Vega de Arriba. "No tengo casa, los árboles han destrozado los tabiques de dos habitaciones", aseguró uno de los afectados, de un edificio ubicado en el barrio de Oñón. El otro piso desalojado fue el de Las Casas de Hilario. Y en Piloña, Protección Civil tuvo que ayudar a una familia, con un bebé de dos años, a salir su casa, que había quedado en una isla rodeada de agua. Las mismas precipitaciones provocaron la suspensión de clases en colegios de distintas localidades. Los centros castigados fueron el instituto El Sueve y el colegio Río Sella en Arriondas, el instituto de Noreña, el colegio Elena Sánchez Tamargo en Pola de Laviana y el colegio del Truébano en Campo Caso. Por su parte, el instituto Astures en Lugones, Juan de Villanueva de Siero y el Río Trubia resultaron anegados.

El tráfico ferroviario vivió una jornada de caos: toda la red de ancho métrico de la región (entre las estaciones de Muros de Nalón y Ribadesella) fue suspendida debido a las inclemencias. Los casos más llamativos: un descarrilamiento sin daños personales en Grado y una vía en el aire sobre el río Piloña. Además, durante cuatro horas estuvo suspendida la conexión entre Asturias y la Meseta por la caída de un árbol en Pajares. En carreteras se produjeron 34 inundaciones, 61 cortes y 7 limpiezas.

Temporal en Asturias: El temporal deja a Asturias sin trenes de cercanías

Pero ayer no todo fue lluvia. En la costa, la mayor ola registrada fue de 7,23 metros en la boya de Gijón. Los embates de la mar generaron importantes desperfectos en los pantalanes en Ribadesella y obligaron a cerrar el paseo del Muro. La nieve, tras una jornada (el martes) intensa, tuvo menos incidencia por la subida de temperaturas, que irán a más hoy. La mínima de ayer, 1,5 grados negativos en Pajares.

Temporal en Asturias: Las espectaculares imágenes del oleaje en Gijón llenan el Muro de curiosos