Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La queja de una interna por el trato en la residencia: "Pido agua y no me hacen caso"

"Nos dice que pide agua, pero que no le hacen caso". Ese es el relato de un familiar de un interno de la residencia privada de ancianos de la plaza de España, ubicada en el número tres.

"También dice que suele tener calor, pero que no le permiten abrir la ventana por cuestiones de seguridad. Le dije que se quitara la chaqueta y me respondió que si lo hacía, después nadie le iba a ayudar a ponérsela y que ella sola no puede hacerlo", afirmó esta misma persona sobre el trato que recibe su familiar en el geriátrico acusado de no atender a los ancianos. Esta misma persona también cuestionó el menú que reciben los internos, en concreto la merienda. "Es un poco pobre, apenas medio café y dos pastas", señaló el afectado.

Las quejas no solo vienen de los internos. También varias trabajadoras del centro han tenido problemas de cobro y sufrido irregularidades laborales, tales como no estar dadas de alta en la Seguridad Social. Este periódico tiene constancia de siete casos, que terminaron solucionándose. "Se han dado casos de una mujer que pidió cobrar porque no llegaba a final de mes y le dieron 50 euros y otra a la que ofrecieron un túper de comida", contaron desde Comisiones Obreras.

Compartir el artículo

stats