06 de diciembre de 2019
06.12.2019
La Nueva España

La habitación de hotel del futuro se podrá probar en el Niemeyer en enero

Asturias tiene bazas para acoger la producción en cadena de estos espacios, que impulsa un consorcio creado a instancias de Arcelor

06.12.2019 | 01:27
De izquierda a derecha, delante, Roberto Suárez, el arquitecto Sergio Baragaño, Vanesa Fero (Cosentino) y Carlos Antuña (propietario del Palacio de Ferrera). Detrás, Alfredo Fernández Olano (Normagrup), María Marcos (I+D de Saint-Gobain), Ángel Ruiz (Geopannel), Ana Pancorbo (Arcelor) y Conrado Padilla (Ecus).

La habitación de hotel del futuro se podrá probar en el Centro Niemeyer a partir del próximo enero. Como informó LA NUEVA ESPAÑA (aquí puedes leer la noticia completa), el centro cultural de la ría será el escaparate de las novedosas estancias modulares que impulsa un consorcio de empresas liderado por ArcelorMittal y el estudio del arquitecto asturiano Sergio Baragaño. El consorcio presentó ayer en Madrid el proyecto Room 2030, cuya habitación piloto podrán probar en Avilés hasta mediados de abril los clientes del hotel de cinco estrellas de la ciudad.

El módulo que se instalará en la esquina del Niemeyer más cercana a la ría está siendo ensamblado en una localidad cercana a Madrid y posteriormente será trasladado por partes hasta Avilés, donde se instalará siguiendo los mismos pasos que se realizarán cuando se industrialice el proceso de producción de módulos. Y es que el Consorcio aspira a alcanzar en una fase posterior a la producción en cadena de estas habitaciones modulares de hotel. Responsables de esta alianza empresarial afirmaron que "todavía se están barajando varias posibilidades" pero, dada la participación de varias empresas asturianas en el consorcio y el liderazgo de Arcelor Mittal en el proyecto, Asturias es uno de los lugares que cuenta con mayores bazas para albergar la futura planta.

"Lo más importante de este prototipo en el Niemeyer es que vamos a poder testar el producto en un entorno real y con clientes reales. Utilizaremos su experiencia para evaluar su confortabilidad y trasladar las tecnologías a las habitaciones que se reformen o a nuevos hoteles", apuntó Carlos Antuña, del NH Palacio de Avilés, que pretende ampliar el complejo avilesino en el segundo semestre del año próximo con estas habitaciones modulares.

Una de las ventajas que supone la construcción modular en la actividad hotelera radica, según el arquitecto Sergio Baragaño, en su rápida puesta en uso. "Pretendemos que la habitación se construya en una semana y se instale en un día", a lo que habría que unir su coste más económico que rondará los 1.000 euros el metro cuadrado, teniendo en cuenta que la habitación estándar suele tener una superficie de 24 metros mientras que las suites alcanzan los 48, "un precio muy competitivo".

El consorcio Room 2030 está formado por las asturianas Arcelor-Mittal, el estudio de arquitectura Baragaño; la cristalera Saint-Gobain; el NH Palacio de Avilés; Cosentino, empresa puntera en superficies; Normagrup, dedicada a la iluminación; Geopannel, experta en aislamientos térmicos y acústicos; Ecus, cuya actividad se centra en el diseño y fabricación de productos de descanso; la suiza Jansen, como suministrador preferente de carpintería metálica, y Roca. En cualquier caso, el consorcio Room 2030 está abierto a la incorporación de otros nuevos socios como startups, centros tecnológicos y universidades que quieran incorporar su tecnología en este nuevo nicho de mercado. A la presentación, que tuvo lugar en la céntrica sede de Cosentino en la capital de España, asistió el secretario general de Industria y Pymes del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, Raúl Blanco, quien afirmó: "Desde que me lo comentaron en Arcelor, me pareció un proyecto maravilloso. Pone de relieve todas las virtudes que tiene la industria y que no siempre se hacen públicas. Es un proyecto que aúna diseño, arquitectura, industria, innovación, sostenibilidad y que muestra que la industria es básica para la innovación. Supone un avance en innovación y productividad para el sector turístico, tan importante en España". El secretario general de Industria felicitó a las empresas asociados y aseguró: "Tiene el apoyo total del Ministerio y esperamos que sea una realidad a nivel español y global".

Esta habitación del futuro nace para convertirse en una solución tecnológica integral que permite fabricar habitaciones inteligentes de una forma sostenible, rápida y eficiente, aunando armonía del diseño y el hábitat saludable gracias a las últimas tecnologías, la digitalización y la conectividad.

Arcelor aporta sus soluciones inteligentes para la construcción, entre ellos el sistema de fachada Archisol, que proporciona aislamiento térmico y hermeticidad, su acero Magnelis (destaca por su elevada resistencia en ambientes muy agresivos), nanomateriales avanzados como el grafeno y su plataforma de internet de las cosas. Saint-Gobain aporta sus últimas novedades en vidrios para la construcción.

Room 2030 está dirigido en una primera etapa al sector hotelero, si bien está previsto que se extienda próximamente a otros ámbitos, como residencias de estudiantes, de ancianos y hospitales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook