Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La explotación energética del mar

Asturias desistió por su riesgo financiero del plan de I+D eólica que cuajó en Vizcaya

El Gobierno vasco financia el 75% de una plataforma experimental que el Principado abandonó cuando la Universidad sufrió recortes presupuestarios

Una de las boyas instaladas en el área marina acotada por Bimep en la costa vizcaína para tareas de experimentación.

Una de las boyas instaladas en el área marina acotada por Bimep en la costa vizcaína para tareas de experimentación.

Dos proyectos de investigación vinculados a las energías marinas surgidos casi al mismo tiempo -corría 2010-, uno en Asturias y otro en Euskadi, y dos finales bien distintos: abandonado el asturiano y boyante el vasco. La razón por la que la plataforma submarina Bimep (Biscay Marine Energy Platform), un parque

En Euskadi, a diferencia de lo que se intentó en Asturias, el centro de investigación de energías marinas dependió desde su fundación del Ente Vasco de la Energía (EVE) -cien por ciento dependiente del Gobierno autonómico-, que primero tuvo un 92% de participación accionarial y actualmente el 75% (el resto del capital está en manos del Instituto para el Ahorro y la Diversificación Energética, dependiente del Ministerio de Transición Ecológica). La inversión realizada estos años en la costa vizcaína para desarrollar Bimep supera los 22 millones de euros.

Bien diferente fue la historia en Asturias. La creación de un parque científico de energía eólica en el Cantábrico fue en su día el proyecto estelar del cluster de Energía, Medio Ambiente y Cambio Climático del proyecto Ad Futurum, con el que la Universidad de Oviedo obtuvo el sello internacional para su Campus de Excelencia. Se trataba -como se hizo en Vizcaya- de parcelar un trozo de mar, unirlo con la tierra firme mediante cables eléctricos y genera condiciones técnicas y administrativas para que empresas interesadas pudieran probar sus ingenios eólicos marinos o de otro tipo (como los que generar electricidad con las corrientes o las olas) sobre el "terreno". El entonces rector, Vicente Gotor, estaba confiado en que el empresariado estaría a la altura del esfuerzo universitario. Pero se equivocó.

Para la financiación de la plataforma de investigación tecnológica marina asturiana el Ministerio de Economía, como entidad responsable de la gestión de las ayudas "Innplanta", concedió a la Universidad de Oviedo una ayuda de 11,5 millones de euros. No obstante, ese apoyo tenía "letra pequeña": la mayor parte del dinero tenía carácter de préstamo y el ente universitario asturiano, asfixiado por el recorte presupuestario que le practicó el Gobierno del Principado en 2012, se vio obligado a desistir del proyecto de I+D de energías renovables marinas por los "riesgos financieros" -así dijo Gotor- de la operación.

Liderar la vanguardia

Liderar la vanguardiaProfesores de la Universidad de Oviedo de la rama de ingeniería que en su momento promovieron el desarrollo del parque científico de energía eólica recuerdan con frustración el fiasco del proyecto, que apenas cubrió la primera etapa de la andadura prevista. La herida, en todo caso, se da por cerrada en medios universitarios y el interés actual de esos docentes estriba en que, se haga donde se haga la investigación asociada, cristalice algún día la idea de construir un parque eólico marino flotante en la Cornisa Cantábrica "y si es en Asturias, mejor", las mismas palabras que empleó el pasado lunes el presidente de Windar Renovables (Grupo Daniel Alonso), Orlando Alonso Villarón, para poner el foco sobre la oportunidad que tiene el Principado de liderar un sector energético de vanguardia.

Los colectivos profesionales de pescadores asturianos siguen con expectación e indisimulada desconfianza las noticias referidas al pretendido aprovechamiento energético de parcelas del mar Cantábrico, el medio en el que se ganan la vida. Aunque los plazos de construcción de hipotéticos parques eólicos flotantes no sean inmediatos, los pescadores se han puesto en guardia y llegado el momento esperan ser consultados sobre las consecuencias que tendría para su actividad la colocación de ingenios flotantes en la costa de la región.

Pescadores

Los colectivos profesionales de pescadores asturianos siguen con expectación e indisimulada desconfianza las noticias referidas al pretendido aprovechamiento energético de parcelas del mar Cantábrico, el medio en el que se ganan la vida. Aunque los plazos de construcción de hipotéticos parques eólicos flotantes no sean inmediatos, los pescadores se han puesto en guardia y llegado el momento esperan ser consultados sobre las consecuencias que tendría para su actividad la colocación de ingenios flotantes en la costa de la región.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats