Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Impugnan el ERTE de Saint-Gobain y piden otras medidas de flexibilidad

El SOMA cree que “acudir a las arcas del Estado debe ser el último recurso”

La sección sindical del SOMA-FITAG-UGT en la fábrica avilesina de la multinacional Saint-Gobain Cristalería ha presentado una impugnación al expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) vigente desde marzo en el departamento de parabrisas de la planta de La Maruca. La impugnación está ya en la mesa del despacho del juez de lo social avilesino. Los trabajadores esperan la vista en la que se decida si la regulación es la herramienta efectiva para el período productivo actual.

La impugnación no va encaminada a desmentir las razones aducidas por la compañía cuando decidió plantearlo a sus trabajadores. “Lo que decimos es que existen otras medidas de flexibilidad laboral antes que acudir a la regulación laboral”, apuntó Fernando Ureta, de la sección y, además, presidente del comité de empresa.

Las medidas que menciona el sindicato y que, a su juicio, no exploró la dirección, van desde jornadas irregulares, períodos de formación, vacaciones... “Lo que pedimos es hacer los deberes dentro de la compañía antes que tener que acudir a las arcas del Estado. El ERTE tiene que ser el último recurso”, señaló Ureta. Quien tiene que determinar si los argumentos del sindicato son óptimos es el juez. Este argumento fue el que adujo para no firmar la conformidad de la regulación de empleo actual. Entonces dijeron: “La empresa se ha negado a escuchar a esta parte”. Señalaron entonces que, a su juicio, la regulación “penaliza totalmente a los trabajadores, sobre todo a los mayores de 55 años”.

Compartir el artículo

stats