Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

David Muñiz, un avilesino en la elite del freestyle

"Combato el miedo a las caídas porque soy un adicto a la adrenalina", confiesa

Así patina David Muñiz, el avilesino que está en la elite del freestyle YOUTUBE/ David Muñiz

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Así patina David Muñiz, el avilesino que está en la elite del freestyle Mario D. Braña

Hace diez años, cuando consiguió que sus padres le comprasen unos patines de freestyle, David Muñiz no ha parado de progresar en una modalidad que cada vez engancha a más jóvenes. Ahora, con 27 años, este avilesino ya llama la atención de empresas relacionadas con este deporte y acaba de ser convocado para una concentración en Madrid de la selección española de roller freestyle. Casi un milagro en una comunidad que apenas cuenta con instalaciones adecuadas, aunque Muñiz prefiere practicar en la calle.

“No sabía ni que existía este deporte”, reconoce David Muñiz sobre sus inicios en el freestyle, cuando lo descubrió gracias a un amigo del instituto. Les pidió a sus padres que le comprasen unos patines, con los que intentó recuperar el tiempo perdido: “Tenía 17 años, muy tarde para el freestyle, porque es mejor empezar de pequeño. Es muy importante el equilibrio y conviene tener el centro de gravedad muy bajo. La mayoría de los profesionales son muy bajitos, a la mayoría les caco una cabeza porque mido 1,77”.

Pese a todos estos inconvenientes, Muñiz pronto llamó la atención de marcas relacionadas con el freestyle y desde 2014 le patrocina una de las más importantes, Razos. Un alivio porque gracias a eso puede financiar patines que cuestan un mínimo de 350 euros, además de los viajes a las competiciones. También le ayuda su trabajo en Decathlon, donde le dan facilidades para mantener su ritmo de entrenamientos o acudir a concentraciones como la de este fin de semana en Madrid, que culminará con su participación en el Central Park del Madrid Urban Sports.

Aunque las competiciones se desarrollan en instalaciones expresamente preparadas para el freestyle, a David Muñiz le gusta más practicar en la calle: “Me gustan las rampas y los bordillos. Soy un patinador callejero”. Asegura que, en esas incursiones, ha encontrado la complicidad de la gente: “El 90 por ciento se para a vernos y algunos incluso se acercan a preguntarnos por lo que hacemos”.

Muñiz, que pertenece al Club Avilés Patina, tiene una rutina casi invariable de entrenamientos: “Todos los días hago un trabajo previo en casa, con sentadillas, ejercicios de propiocepción y equilibrio, y para fortalecer el torso superior, con flexiones y dominadas. Y luego, siempre que lo permite el tiempo, salgo a patinar. En Avilés voy al parque de La Magdalena, pero también a veces voy a Oviedo, a la pista del Parque de Invierno”.

El patinador avilesino confirma los peligros del freestyle: “Sufro caídas todos los días caídas. Pero trabajo mucho el equilibrio y hasta ahora no tuve lesiones graves. Lo peor, una luxación del hombro en 2016. El miedo se combate con la satisfacción que sentimos por lo que hacemos. Soy un adicto a la adrenalina”.

Sus buenos resultados en competiciones importantes le permitieron participar con la selección española en los World Roller Games de Barcelona de 2019. Acabó siendo una experiencia frustrante porque le salió un mal ejercicio, pero ahora confía en tomarse la revancha y estar entre los elegidos para Argentina 2022, tras aplazarse el año pasado por la pandemia.

“En la selección somos cinco y solo dos pueden ir al mundial”, explica Muñiz, reciente ganador del Oviedo Style 3 y que ahora espera aprovechar el escaparate de la exhibición en el Madrid Urban Sports, un festival internacional que fusiona deporte, música y arte urbano en Madrid Río.

Compartir el artículo

stats