Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El árido dragado en la ría no se puede verter en Salinas por su contaminación

Los últimos estudios concluyen que el material que se extrae del estuario tiene metales pesados e hidrocarburos que impiden su vertido

En la mesa, por la izquierda, Efrén García, Guillermo Bouza, Obdulio Serrano Hidalgo (jefe del Departamento de Sostenibilidad de Puertos del Estado). Ráúl Medina y los expertos del Cedex Ana Lloret Capote y Ricardo Obispo Esteban. | M. V. | M. V.

El material que se extrae del fondo de la ría de Avilés en los dragados de mantenimiento del canal de entrada no se puede verter en la playa de Salinas para regenerar este espacio por sus niveles de contaminación. Así se desprende de los estudios sobre la presencia de contaminantes en el litoral de Salinas-San Juan-El Espartal y en la desembocadura de la ría encargados por la Autoridad Portuaria y que se hicieron públicos ayer en la Jornada de Dragado que organizó la entidad para analizar la problemática de los dragados en la ría y su influencia en la costa cercana.

Esa contaminación no solo procede de la intensa actividad industrial que sufrió el estuario local. Los expertos reunidos ayer confirmaron que la costa central asturiana presenta niveles de metales pesados significativamente superiores y que el Nalón ha aportado multitud de contaminantes por la actividad minera. El profesor de la Universidad de Oviedo Efrén García Ordiales expuso que “los nutrientes que aporta el Nalón llegan hasta el cauce del Sella” y que se han detectado “acumulaciones de niveles de mercurio en distintas especies del Cañón de Avilés por sedimentos del río Nalón”. “Hay un enriquecimiento de metales o metaloides en la costa asturiana”, dijo.

La Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del último proyecto de dragado de mantenimiento del Puerto obliga a este a reponer arena tras los trabajos ejecutados en el estuario. Este condicionante ha supuesto un auténtico quebradero de cabeza para la Autoridad Portuaria, no solo por el coste de la operación, sino por la complejidad para localizar material que pueda ser vertido a los arenales castrillonenses para su regeneración, ante la pérdida de arena que padecen desde hace años por diferentes causas.

Poder reutilizar la arena dragada para este fin era una de las posibles soluciones, pero varios estudios hechos públicos ayer ponen de manifiesto que no es posible esta opción, puesto que el material dragado es incompatible con el sedimento de la playa de Salinas.

Guillermo Bouza, de la consultora ambiental Tecnoambiente, y Raúl Medina Santamaría, director del Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria, expusieron que hay una mayor concentración de metales pesados (mercurio, plomo, zinc, cadmio, carbono orgánico total) en la zona de la Peñona, San Juan y el canal de entrada al Puerto y que en la propia playa de Salinas hay altos niveles, incluso más elevados en el caso del mercurio que en la barra o el canal de entrada al Puerto. Casi todo el material de la dársena también está contaminado.

No solo se han detectado metales pesados, sino también Hidrocarburos Aromáticos Policíclicos (HAPs), tanto en la playa como en el canal de entrada. Desde el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (Cedex) concluyen que “la presencia de HAPs es un factor determinante y suficiente para aconsejar el rechazo del uso de los materiales dragados en la zona de barra y canal de entrada al Puerto”.

Según explicó Ricardo Obispo Esteban, del Cedex, en el caso del carbono orgánico total (COT) y de varios metales pesados, las concentraciones son más altas en la playa, pero en el caso de los hidrocarburos, las concentraciones medias en el canal de entrada son 23 veces superiores a la playa. De ahí que el experto abogue por “no empeorar” la situación.

Los ponentes lanzaron un mensaje tranquilizador a la sociedad. “En todo momento estamos hablando de aguas profundas y no hay riesgo de que estos niveles de contaminación hagan daño a la población”. E incidieron en que se debe tener en cuenta que, debido a su geología compleja, Asturias presenta anomalías naturales en determinados metales pesados y metaloides que deben ser tenidos en cuenta para adecuar la gestión las áreas costeras a las particularidades propias de la región.

Compartir el artículo

stats