Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto activa el dragado al perder un metro de calado parte del canal de la ría

La intervención, que se detallará hoy al consejo portuario, vendrá a resolver las necesidades operativas de los tráficos en el corto plazo

Una barco pesquero, en la bocana de la ría de Avilés, ayer por la tarde.

Una barco pesquero, en la bocana de la ría de Avilés, ayer por la tarde. R. Solís

La Autoridad Portuaria de Avilés intervendrá de inmediato para ejecutar el dragado de mantenimiento pendiente en la bocana de la ría, al verse comprometida la barra de entrada, con zonas en las que se ha perdido casi un metro de calado. Esa realidad puede tener una afección directa en la operativa de los tráficos, a decir de los técnicos. El presidente, Santiago Rodríguez Vega, dará a conocer esta mañana, en la reunión del Consejo Portuario, la solución adoptada para atender los trabajos pendientes que se prevén acometer, previsiblemente, en los plazos previstos: antes de verano.

A principios de año fue adjudicado por 17.000 euros el programa de vigilancia ambiental que precede a esa intervención. La Autoridad Portuaria preveía acometer ya el año pasado un dragado de mantenimiento, que finalmente no llegó a realizarse pese a que la última intervención en el canal fue en 2015. La deriva tras las últimos temporales implica que podría darse la circunstancia de que los buques de mayor porte encuentren limitaciones para entrar en el Puerto o que no pudieran hacerlo salvo en condiciones muy específicas de marea. La empresa Rohde Nielsen será la encargada de acometer esos trabajos para facilitar su atraque en los muelles locales. El Puerto adjudicó en junio pasado a esta firma los dragados de mantenimiento para el periodo 2020-2023 por un importe de 1,2 millones de euros.

De las perspectivas para afrontar la normativa vigente para la extracción de áridos se hablará esta mañana en la reunión del consejo de administración del Puerto sin haber resuelto todavía la discrepancia presentada desde Avilés a la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), de obligado cumplimiento para el mantenimiento de la bocana de la ría. Fuentes conocedoras de la situación de la dársena local entienden que la solución pasa por no tener que asumir unos costes desproporcionados por parte de la Autoridad Portuaria para afrontar esos trabajos. Es decir, que la solución sea económica y ambientalmente sostenible para el ente portuario.

Entre las condiciones que imponía esa DIA, fuente de preocupación permanente de los gestores portuarios, se encuentra la de que si los áridos que se retiran en los dragados se llevan fueran del sistema playa (de Salinas), el Puerto debe asumir entonces cómo reponer esa arena buscándola en otro lugar.

Previamente al dragado y cualquier aporte de arena que tuviera que realizarse tendrá que reunirse la comisión encargada del seguimiento del efecto de la extracción de áridos sobre el sistema de la playa y dunas de Salinas-El Espartal y sobre los objetivos de conservación de los espacios protegidos afectados. La integrarán, además del propio Puerto, la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, Capitanía Marítima, el Principado, el Ayuntamiento de Castrillón y la Mancomunidad Turística Comarca Avilés.

Lo que se ha tratado de garantizar para cualquier intervención próxima es que el dragado de la ría no provoque pérdida de arena en la playa de Salinas. Para ello se han desarrollado diferentes estudios sobre el comportamiento del arenal próximo respecto a las instalaciones portuarias así como del sistema dunar. Y está certificado.

Compartir el artículo

stats