Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las Cámaras ya posicionan en el mercado a Avilés como “ecosistema innovador”

El Polo del Acero, la concentración de multinacionales y los centros de I+D+i se convierten en “punta de lanza” para atraer inversores

Vista aérea de la “Manzana del Acero”, en el Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA). | LNE

Las Cámaras de Asturias, en su plan estratégico de captar inversores para la región, ya están posicionando a Avilés en el mercado como “un ecosistema innovador diferenciado”, apoyándose en la concentración de multinacionales y centros de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i). El denominado Polo del Acero se convierte así en la “punta de lanza” para atraer talento y la implantación de nuevas compañías.

“Las grandes empresas asentadas en Avilés con sus propios centros de I+D+i, la Manzana del Acero con ArcelorMittal como gran referente mundial, el centro de empresas La Curtidora, los suelos que se liberarán en los terrenos de las baterías de coque y la ‘Isla de la Innovación’ tienen que conformar un ecosistema que sirva de atracción para otras compañías. Ese es el objetivo y las Cámaras queremos aportar nuestro grano de arena para hacerlo realidad”, señaló hace escasas fechas el presidente cameral avilesino. Luis Noguera, para explicar la apuesta de la centenaria institución en el marco del plan estratégico de Cámaras de Asturias.

Ese planteamiento ya se ha puesto en marcha con la oficina de captación de inversiones constituida por los organismos camerales de Avilés, Oviedo y Gijón.

“Una de las claves para la captación de inversiones en la actualidad no tiene tanto que ver con las ayudas y las infraestructuras, porque todo el mundo puede presentar una amplia oferta en esos ámbitos. Ahora el ecosistema empresarial es un elemento fundamental, porque favorece el desarrollo hacia la especialización y la participación en un clúster que abre un importante abanico de posibilidades en el mercado”, explicó Azahara González, responsable de captación de inversiones de las Cámaras.

En este sentido, Avilés ofrece por sí solo “un ecosistema específico muy difícil de replicar”, añadió. Y eso se explica con datos, como que el concejo avilesino es el área metropolitana con mayor densidad industrial de España y una de las de mayor concentración de multinacionales de Europa.

El Parque Científico y Tecnológico “Isla de la Innovación” acoge la “Manzana del Acero”, en la que la Fundación Idonial y la multinacional siderúrgica ArcelorMittal investigan e innovan en la fabricación de acero y su proceso productivo. También se asienta el Polo del Acero, un consorcio que integra toda la cadena de valor del acero, incluyendo grandes empresas, pymes y entidades proveedoras de conocimiento y tecnología. Y todo ello con ocho centros de I+D+i de empresas líderes a nivel internacional en sectores como el de las energías renovables.

En total, el Parque Tecnológico de Avilés acoge a medio centenar de empresas, fundaciones de investigación y centros de innovación en el que trabajan a diario más de 850 personas, de las que casi 400 se enmarcan en el ámbito de la I+D+i.

Y no solo eso. El 20 por ciento del empleo que generan las empresas tecnológicas asturianas se concentra en Avilés. Según las últimas cifras conocidas, el sector aglutina unos 8.000 trabajadores y supone alrededor del 4 por ciento del Producto Interior Bruto Regional (PIB) y el 2 por ciento del empleo en la región. Según las cifras que maneja el Clúster TIC (la asociación que reúne a las empresas del sector de la región), más de 1.500 puestos corresponden a compañías asentadas en Avilés.

“Avilés ofrece una concentración muy elevada de talento, investigación e innovación en muy pocos kilómetros cuadrados. Eso supone una enorme capacidad de atracción de inversiones, porque favorece que las compañías avancen en otros ámbitos y hacia la especialización”, señaló Azahara González. “Creemos que hay enormes oportunidades”, remarcó optimista.

Solo se concreta una inversión de cada 5.000 que se estudian

La competencia es dura, y más cuando se busca inversores que generen empleo y riqueza. Es tan dura que, según los expertos, sólo se concreta una inversión de cada 5.000 que se plantean. Con este panorama, las dificultades se vuelven aún mayores cuando se trata de un territorio de escasas dimensiones como es el caso de Asturias. De ahí que desde las Cámaras de Comercio de la región se insista en la necesidad de estrechar la colaboración público-privada. “Las Cámaras estamos para apoyar y colaborar con la Administración y las instituciones públicas en la captación de inversores, y para acompañar al inversor en todo el proceso facilitando la operación. Todos debemos trabajar coordinados”, señaló Azahara González, responsable de la oficina de captación de inversiones de Cámaras de Asturias.

Compartir el artículo

stats