Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La xarda entra en crisis: no tiene ni quien la pesque ni quien la transporte

La flota portuguesa de arrastre, la gran animadora de la costera de caballa en Asturias, espera en su país a ver cómo evolucionan los acontecimientos

Cajas de xarda apiladas en el muelle pesquero de Avilés. Francisco L. JIMÉNEZ

Los grandes bancos de xarda (caballa) ya han empezado a ser vistos a la altura de cabo Peñas en su derrota peregrina de Este a Oeste, pero pocos son los barcos que se animan a ir a pescarla porque no existen garantías de que esas capturas vayan a llegar a ninguna parte debido al recrudecimiento en las últimas horas de la huelga del transporte por carretera. Por si no fuesen poco las cuentas que tienen que echar los armadores para salir a faenar a los actuales precios a los que se paga el gasóleo pesquero, la huelga de camioneros a poner otro importante escollo a la actividad pesquera, que a su vez deja a las fábricas y empresas congeladoras sin materia prima con la que trabajar y podría desabastecer más pronto que tarde los mostradores de las pescaderías.

La señal más evidente de que la costera de la xarda de 2022 es atípica y de desarrollo incierto es que ya deberían estar en aguas asturianas los barcos de arrastre portugueses que desde hace unos años invierten sus cupos de pesca de caballa en el Principado y descargan sus capturas (millones de kilos) en las rulas de Avilés y Gijón. Pese a que el pescado sí ha llegado a su cita, la mayoría de esos barcos sigue en Portugal, según se aseguran en la rula de Avilés “porque no tienen seguridad de que vaya a haber transporte para llevar las capturas a los centros de congelación”. Es decir, que dependerá del desarrollo de la huelga indefinida de transporte el que la flota portuguesa venga a la costera de la xarda a Asturias o cambie de aires y la haga, dentro de unas semanas, en Galicia.

Otra flota asturiana en apuros es la de cerco: debería estar pescando bocarte pero ha decidido amarrar, en principio hasta el próximo día 21, a la espera de que amaine la crisis del carburante.

decoration

Otra flota, esta asturiana, en apuros es la de cerco. Debería estar pescando bocarte pero ha decidido amarrar, en principio hasta el próximo día 21, a la espera de que amaine la crisis del carburante o se adoptan medidas de salvaguarda económica. Asimismo, van parando según llegan a puerto los barcos asturianos de la flota comunitaria (la que más merluza aporta a los mercados) y hay un goteo de armadores de volanta y de las llamadas “artes menores” que también amarran, ya sea porque no están dispuestos a trabajar en pérdidas o no tienen la seguridad de poder dar salida comercial a sus capturas por la huelga de camioneros.

El Gobierno se pone manos a la obra

La secretaria general de Pesca, Alicia Villauriz, aseguró ayer tras reunirse con representantes nacionales del sector pesquero que el Gobierno pondrá “todos los medios a su alcance para que la flota pesquera mantenga su actividad y su rentabilidad, y de ese modo se garantice el suministro alimentario a la población”, algo que ha recordado “no dejó de hacer ni en los peores momentos de la pandemia de la covid-19”.

Villauriz mantuvo una reunión con representantes de la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores (FNCP) y de la Confederación Española de la Pesca (Cepesca) para analizar las consecuencias para el sector de la subida del precio del gasóleo producida en las últimas semanas.

El Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación asegura estar "en permanente contacto con la Comisión Europea, puesto que se trata de una situación que requiere contar con una respuesta coordinada a nivel comunitario”.

decoration

El gasóleo, según expusieron los representantes del sector, es ya en condiciones normales uno de los principales costes de producción para la actividad de la pesca extractiva, y el incremento de precios que está experimentando en las últimas semanas como consecuencia de la situación generada por la invasión rusa de Ucrania lo hace insostenible para algunos buques, que sopesan amarrar y parar su actividad. El sector ha expuesto también su preocupación por la situación generada por la huelga en el sector del transporte, que obstaculiza la operatividad del sector pesquero.

Villauriz dijo a los representantes del sector que el Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación “está en permanente contacto con la Comisión Europea, puesto que se trata de una situación que requiere contar con una respuesta coordinada a nivel comunitario”. Precisamente a petición de España esta cuestión será abordada en el próximo Consejo de Ministros de Agricultura y Pesca de la Unión Europea que se celebrará el próximo lunes, 21 de marzo, para poder avanzar en que se puedan tomar las medidas oportunas que permitan compensar en lo posible los incrementos de los costes de producción”. Villauriz pidió a los pescadores que resistan hasta esa fecha en la confianza de que Europa dará soluciones.

Compartir el artículo

stats