Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luz verde a la demolición de los tanques y depósitos de las baterías de coque

La Consejería de Medio Ambiente del Principado concede la licencia que permitirá iniciar la fase uno del desmantelamiento de la coquería

Parte de las instalaciones que se desmantelarán en la fase 1 del plan de derribo de la coquería. RICARDO SOLIS

Luz verde a la demolición de tanques y depósitos de las baterías de coque de Avilés. La Consejería de Administración Autonómica, Medio Ambiente y Cambio Climático ha resuelto las modificaciones establecidas en la autorización ambiental integrada de ArcelorMittal en relación con el cierre y desmantelamiento de la coquería, un trámite que en la práctica da licencia al Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA) para iniciar la fase uno de la demolición de la coquería, la que afecta los trabajos de descontaminación y desmantelamiento de tanques y cubetos.

Fue en febrero cuando la propietaria de los terrenos que ocupan las Baterías (SEPI Desarrollo Empresarial, Sepides) activó la “fase cero de la demolición”, caracterizada por la realización de pequeños trabajos sobre el terreno, como la retirada de materiales sueltos dentro de la planta y en el interior de las edificaciones (chatarra, restos de coque y otros productos acopiados a granel).

Con el permiso del Principado, se supera el último escollo para iniciar la fase uno, la que abarca los trabajos de descontaminación y desmantelamiento de tanques y depósitos. Son unas actuaciones prioritarias para evitar impactos negativos sobre el medio ambiente y que consisten en la limpieza, descontaminación y achatarramiento de los elementos siguientes: parque de tanques de benzol; parque de tanques de alquitrán, carga de camiones y depósito de purgas, parque de tanques de sulfúrico y sosa, slops de depósitos de aceite y fábrica de benzol.

La demolición de estos elementos se realizará hasta cota cero (la actuación en el suelo bajo rasante quedará para etapas posteriores), a excepción de las fosas y slops bajo rasante, que sí se limpiarán y descontaminarán en esta primera fase.

Las previsiones de Sepides pasan por iniciar en cuestión de días esta fase uno y que las demoliciones de hormigón se produzcan ya en 2023 (el plazo de ejecución total del contrato, adjudicado a Erri Berri-Afesa es de 18 meses).

La modificación de las condiciones de la autorización ambiental integrada de la coquería oficializa todos los cambios que se han ido produciendo desde que las instalaciones se apagaron: la titular de las Baterías (antes ArcelorMittal) es la empresa Parque Empresarial Principado de Asturias y la de la estación de depuración de aguas residuales industriales asociadas al complejo es la firma Deganta Aguas, que tiene un contrato de arrendamiento del suelo con el PEPA (propietario de la parcela).

Derribo de la acería

También ha resuelto la Consejería de Medio Ambiente el trámite previo a la demolición parcial de la acería LD-II de Avilés. Como informó este periódico, la compañía ha decidido demoler parcialmente la antigua acería por falta de utilización de esos espacios y porque el mantenimiento de los mismos le genera unos costes que ahora podrá ahorrarse. La acería LD-II , que funcionó de forma solapada con la LD-I, quedó clausurada al estrenarse la LD-III, que entró en funcionamiento el 23 de junio de 1988.

El trámite ambiental de esa demolición parcial se da por superado con el trámite publicado ayer en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA), que notifica que los trabajos proyectados por ArcelorMittal no tendrán efectos adversos significativos sobre el medio ambiente. El permiso, no obstante, está condicionado al cumplimiento y observación de varios condicionantes y prescripciones ambientales.

“Una vez ejecutada la obra de demolición, y a la vista de las actividades realizadas en las naves que tuvieran la clasificación de actividades potencialmente contaminantes del suelo, se valorará la necesidad de llevar a cabo un estudio sobre el estado del suelo y las aguas subterráneas en el emplazamiento y se tendrá en cuenta el uso futuro de los terrenos”, recoge la resolución publicada ayer en el Boletín del Principado.

Compartir el artículo

stats