Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los trabajadores de Saint-Gobain pararán la fábrica el domingo a las seis de la madrugada

La plantilla considera que la empresa “incumple el convenio”, rechaza el anuncio de despidos y reclama la retirada de la regulación de empleo

Una concentración de trabajadores de la fábrica de Saint-Gobain en 2020. Mara Villamuza

La plantilla de la multinacional Saint-Gobain Cristalería parará el domingo a las seis de la mañana los tres centros de trabajo que tiene la sociedad en España: las fábricas de Avilés y de Arbós, en la provincia de Tarragona, y las oficinas centrales, en la madrileña calle de Príncipe de Vergara. Levantarán la huelga el día 9 de julio a las seis de la mañana: veinte días de movilizaciones continuadas.

La jornada de vuelta al tajo es, precisamente, la siguiente a la que termine la negociación del expediente de regulación de empleo (ERE) de casi un centenar de personas (42, en Avilés) que promueve la dirección del departamento de Sekurit (vidrio de automoción) porque, señala, “en la planta de Avilés, entre 2018 y 2021 la producción se ha contraído un 22,9%, lo que supone que se producen casi 290.000 piezas menos al año que en 2018. Esta evolución de la producción implica que existe un evidente exceso de capacidad”. Y añaden además que los gastos variables de personal “han supuesto una especial amenaza para la sostenibilidad de la estructura de costes, dado que no solo no se han reducido entre 2018 y 2021 sino que se han incrementado un 16,2%”; es decir, que la dirección de la empresa considera que sus trabajadores son caros, tanto como para poner en peligro, tal cual están las cosas en la industria de la automoción y sus auxiliares, un negocio que en 2019 había alcanzado ventas por valor de 200 millones (lo previsto es que este 2022 estén por debajo de los 163, en todo caso, “muy por debajo” de lo que requiere la división para ser productiva”).

La convocatoria de huelga –la más grave de la historia reciente en la planta avilesina– se presentó ayer en la fundación que gestiona el servicio interconfederal de Mediación y Arbitraje y que es la institución que atiende los conflictos colectivos en empresas con centros de trabajo ubicadas en varias comunidades autónomas. Los trabajadores de la multinacional tienen que ir a la huelga porque la empresa “incumple el convenio”, pero también porque rechazan “la destrucción de empleo” y la posterior “precarización” del que queda. Por eso reclama a la dirección de la empresa que retire el ERE. Los trabajadores y la dirección se ven esta semana para negociar dos medidas “traumáticas” –así las llaman–: la congelación temporal de los contratos de toda la plantilla de Sekurit durante 12 días (179 personas) y, además, el despido de 42 de estos a partir del próximo día 8 de julio (que es cuando se cierra el período de negociación abierto la semana pasada). Además, la parte social –los sindicatos CC OO, UGT, CSI y CGT (con representación sola en Arbós)– aguardan a que los árbitros citen a las partes en conflicto “antes de que acabe la semana” con el fin de evitar la movilización que anuncian los trabajadores y que, todo hace prever, dejará sin actividad las plantas completamente.

La situación en que se encuentra la división de vidrio para automoción de Saint-Gobain Cristalería no es la mejor de las posibles. Y sucede así porque se ha visto en el ojo del huracán de una tormenta perfecta que incluye una crisis en la fabricación de semiconductores (elementos clave de los coches), una caída del consumo de vehículos como consecuencia del devenir político en Europa (el brexit, Ucrania) y la reorganización del mercado. Los trabajadores añaden la puesta la deslocalización de la producción avilesina.

El departamento de Glass pide no verse “comprometido”

El departamento de Glass de la empresa Saint-Gobain Cristalería, en palabras del consejero de Industria, Enrique Fernández, va bien, mucho mejor que el de vidrio para automoción. Los dos departamentos operan en el mismo complejo industrial, en La Maruca. La empresa, por eso, reclamó: “Queremos manifestar nuestra solidaridad y apoyo en este proceso [el expediente de regulación de empleo en Sekurit para 42 trabajadores avilesinos], deseando que se alcance un acuerdo en las mejores condiciones posibles para las personas que se puedan ver afectadas y a la vez garantice la continuidad de la actividad de Sekurit en ambas plantas. Queremos recordar que este proceso, ajeno a nuestro negocio, no afecta a la integridad de la plantilla de Glass ni ARDC, debiendo asegurar todos y todas que el futuro de nuestra actividad no se vea comprometido en este proceso, debiendo focalizar nuestros esfuerzos en continuar prestando el mejor servicio a nuestros clientes”. Sucede, sin embargo, que la convocatoria de huelga de veinte días se aprobó el pasado viernes en dos asambleas a las que acudieron trabajadores de los dos departamentos y, además, del departamento de investigación.

Compartir el artículo

stats