Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Muere Ana Mª Feito, la repostera que endulzó Luanco durante 42 años

La difunta y su marido, José María González Manzano, regentaron una pastelería que encumbró la marañuela

Ana María Feito Fuentes.

El final más amargo para la vida más dulce. El pasado domingo murió tras una grave enfermedad a la edad de 68 años Ana María Feito Fuentes, quien junto a su marido José María González Manzano venía regentando desde 1980 una pastelería en el número 4 de la calle Ortega y Gasset de Luanco. Ese establecimiento original, abierto con no poco esfuerzo y mucha ilusión, fue la semilla de un proyecto empresarial rápidamente asociado a una marca de calidad –confiterías Manzano–, que tejió una amplia red de clientes, que contribuyó a encumbrar la marañuela –dulce típico de la localidad y que se expandió más allá de los límites de Gozón, con tiendas abiertas en los concejos de Carreño y Avilés.

La inesperada –por prematura– muerte de Ana María Feito Fuentes ha sumido en el dolor a la amplia familia del matrimonio Feito-Manzano, formada por tres hijos, sus parejas y los cuatro nietos que hasta la fecha hacían las delicias de una mujer que los luanquinos asocian al dulce, tanto por su profesión como por su afable carácter.

Las exequias por la difunta, celebradas ayer de tarde en la iglesias parroquial de Luanco, evidenciaron el gran cariño y simpatía que suscitaba Ana María Feito Fuentes. Algunos luanquinos, puestos a buscar un funeral equivalente, manifestaron que no se recordaba tanta gente en el templo desde el entierro de Salvador Fernández, el que fue Alcalde de Gozón.

Entre los asistentes al último adiós estuvieron el actual regidor gozoniego, Jorge Suárez, y su homóloga en el municipio vecino de Carreño, Amelia Fernández. También el popular músico David Feito, de "El sueño de Morfeo", y el periodista Carlos Franganillo, hijos de primos carnales de la fallecida. La misa de funeral estuvo oficiada por tres sacerdotes y cantó el coro "La bodega" de Candás, dirigido por Salvador Cuervo. Una despedida emotiva para una mujer que será recordada con afecto y admiración.

Compartir el artículo

stats