Blog 
Y mañana más...
RSS - Blog de FILIPPO PRIORE

El autor

Blog Y mañana más... - FILIPPO PRIORE

FILIPPO PRIORE

Nacido en Asturias en 1972, residente en Gijón y de origen italiano, en abril del 2010 le fue diagnosticado linfoma NT de células T periférico. Sometido a dos trasplantes de médula ósea en la Unidad de Trasplante Hematopoyético del HUCA, en la actualidad continua su lucha diaria contra la enfermedad...

Sobre este blog de Salud

La vida y el día a día de una persona afectada por un Linfoma NH, su experiencia personal, sus ilusiones, sus aficiones...; todo bajo un prisma de esperanza y optimismo, pero sin escapar de la realidad de una enfermedad dura y penosa, que junto con otras de tipo hematológico como leucemias y mieloma...


Archivo

  • 02
    Diciembre
    2018

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    Oviedo salud

    Nadena0418

    Debemos asumir los cambios que la propia vida nos impone y asumirlos acorde a la persona que somos

    https://www.youtube.com/watch?v=5rOiW_xY-kc

    Son las nueve y media de la noche de este domingo 2 de diciembre cuando comienzo a escribir el Blog. Hace casi cinco meses del último post. Casi medio año, que se dice pronto.

    He tenido entremedias dos revisiones en las que en lo sustancial no ha habido ninguna novedad. Lo único reseñable ha sido el hecho de que las sangrías han cumplido el objetivo marcado, situándose gracias a ellas mi nivel de hierro en niveles dentro de la normalidad. Es por ello que mi hematóloga ha decidido que ya no es necesario seguir con ellas. 

    Sin embargo, como parece que siempre tiene que haber un 'pero', en este caso éste ha sido el que las repetidas sangrías me han causado un por otro lado lógico descenso en mi nivel de Hb (hemoglobina). Es decir: me he quedado un poco anémico. Y como mi médula por sí sola es incapaz de producir los glóbulos rojos necesarios para que esto se solucione de manera natural, voy a tener que ponerme en estas próximas semanas algunas inyecciones de EPO. Concretamente una cada dos semanas hasta la próxima revisión, que será mediado el mes de enero.

    Espero que este 'chute' me lleve a sentirme un poco más animado y con más fuerzas. Aunque sinceramente lo dudo. He intentado de todas maneras en las últimas semanas retomar algunos hábitos 'saludables', tanto a nivel mental como físico. He vuelto así al gimnasio, aunque no al último al que había ido, sino que he aprovechado las clases de kárate de Nadaya, para apuntarme en ese mismo gimnasio y hacer algo de pesas. Se trata del gimnasio de El Coto en el que hace más de 25 años ya había estado apuntado una buena temporada. 

    Por otra parte he vuelto a escribir artículos para La Nueva España. Me cuesta horrores concentrarme y sacar algo digno de ser publicado, y de hecho me da la sensación de que con algunas columnas están siendo muy bondadosos, porque yo mismo me doy cuenta de que no tienen el nivel que deberían ofrecer para ser publicadas.

    Con mis niñas a cada día que pasa estoy más convencido de que hubieran merecido un mejor padre. Lamento que les haya tocado una persona envejecida por dentro y carente de la ilusión que ellas irridian. Y de la fuerza que mis padres tenían conmigo cuando yo tenía su edad y era tan inquieto como pueden ser ellas ahora. Sencillamente no tengo paciencia.

    Lo peor de todo es que la mayoría de las personas creen que soy un padrazo, feliz de tener la oportunidad de pasar todas las horas del mundo con mis hijas. Y eso hace que aumente aún más en mí el sentimiento de culpabilidad. Escribir estas líneas me sirven al menos como desahogo a la frustración que reina en mi interior. Con la tranquilidad además de que nadie las leerá. De hecho después de los dos últimos post 'ocultos', si alguien cercano los leyó, nadie dio ninguna señal al respecto.

    Tampoco esperaba lo contrario. Todos tenemos nuestros problemas. Algunos muy serios y que hacen que me sienta como un maldito ingrato, por desperdiciar como hago esta segunda oportunidad que me ha sido concedida.

    Se hace tarde y estoy cansado. Sobre todo mentalmente. No volveré a escribir hasta el próximo 2019. Llegan así ahora las Navidades con todo lo que ello conlleva. Lo correcto es desear felices fiestas a quien se merece que así sean. Y que para los que como yo prefiere que pasen cuanto antes, que se les hagan lo más llevaderas posibles. 

    Recordad una vez más la frase que ya escribí en anteriores post y que quisiera que fuese lo que algún día recordasen mis hijas y las personas que me han querido: "jamás lloréis lo que nunca fui". Un abrazo... y mañana más.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook