29 de mayo de 2008
29.05.2008

El primer dueño del palacio fue Pedro Díaz, cuñado del Cid y abuelo de la reina doña Urraca

29.05.2008 | 02:00

Soto (Aller), A. C.

El castillo de Soto de Aller ha visto pasar por sus habitaciones mayor número de siglos que de propietarios, y eso que hace ya más de 900 años que se construyó.


Los primeros datos escritos que se conocen sobre la propiedad de la torre de Soto se remontan a principios del siglo XII y a un nombre, Pedro Díaz, que consiguió el edificio por «su fidelidad a los reyes». Díaz era alcalde y caballero principal de Aller. Hijo del conde de Oviedo, Diego Rodríguez, padre de Gontrodo Petri, y hermano de doña Jimena, quien se casó con Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador. El capítulo más novelesco del castillo allerano tuvo lugar, precisamente, en la época de Pedro Díaz, y su protagonista fue nada menos que un rey.


El monarca Alfonso VII llegó a Soto de descanso y se quedó prendado de Gontrodo, con la que tuvo una hija, doña Urraca, que llegó a ser reina de Navarra, era «La Asturiana». Otros moradores fueron los Díaz Belascori. A partir del siglo XIV y hasta bien entrado el XX, los dueños fueron los Bernaldo de Quirós. La torre fue reconstruida en época de Augusto Díaz-Ordóñez y Bernaldo de Quirós, conde de San Antolín de Sotillo, a principios del siglo XX. Los herederos de Díaz-Ordóñez siguen siendo, ahora, los dueños.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve

 
Enlaces recomendados: Premios Cine