29 de enero de 2011
29.01.2011

La Audiencia admite la querella del Alcalde contra los policías que protestaban en un Pleno

Riego asegura que los manifestantes le «intimidaron, vejaron y provocaron» y le impidieron salir del Ayuntamiento

29.01.2011 | 01:00
Ángel Riego.

Candás,


Braulio FERNÁNDEZ


La Audiencia Provincial en Oviedo ha admitido a trámite la querella presentada por el alcalde de Carreño, Ángel Riego, contra una docena de policías locales que, según el regidor, lo «intimidaron, vejaron y provocaron» a la salida de un Pleno municipal.


El altercado tuvo lugar el pasado 30 de septiembre, a la salida de una sesión plenaria, cuando un policía local que se manifestaba pidiendo la aplicación de la ley de Coordinación acercó demasiado la bandera que blandía a Riego, llegando a tocarle con ella. El regidor respondió enfrentándose al agente y rompiendo el estandarte que portaba. El policía presentó una denuncia por agresión esa misma noche, aportando un parte de lesiones.


La respuesta de Ángel Riego fue presentar acto seguido una querella criminal contra todos los trabajadores que se manifestaron a la salida del Pleno. La denuncia se sustenta en que, según Riego, tanto él como varios concejales más del gobierno se sintieron «intimidados, vejados y provocados», lo que provocó su reacción. «Entendemos que tenemos motivos suficientes para presentar la querella», manifiesta el Alcalde.


La querella, en primera instancia, sufrió su primer revés el pasado mes de diciembre, al ser rechazada por el magistrado del Juzgado de instrucción número cinco de Gijón, donde fue presentada. El juez dio al regidor un plazo de tres días para alegar, por lo que la demanda fue remitida a la Audiencia Provincial, que ahora ha advertido indicios de delito en la actitud mostrada por los manifestantes, por lo que tendrá que ser tomada en consideración de nuevo por la Sala de Gijón.


Riego ha defendido su postura frente a la de los agentes que se manifestaban, uno de los cuales lo ha demandado adjuntando un parte de lesiones: «Los hostigadores, los agresores, son los manifestantes, no yo, que fui el agredido y no podía salir del Ayuntamiento». La querella criminal no es la única acción que emprendió el regidor tras el altercado, ya que días después se notificó a la Delegación de Gobierno en Asturias el incumplimiento del permiso de manifestación por parte de los policías de Carreño por ocupar las puertas del edificio, impidiendo la correcta salida de los políticos.


Por otra parte, y amparándose en un informe de la Secretaría Municipal, Riego ha interpuesto la querella en nombre de la Alcaldía, y no de su persona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook