16 de noviembre de 2012
16.11.2012
La Nueva España
Carreño

UNA admite un pacto con el PSOE para no obstruir su gobierno

La formación asturianista pidió el saneamiento de Carlos Albo a cambio de su abstención en votaciones decisivas

16.11.2012 | 01:00
Roberto Holgado.

Candás,


Braulio FERNÁNDEZ


Unidad Nacionalista Asturiana (UNA) reconoció ayer haber alcanzado un acuerdo con el partido en el gobierno, el PSOE, para facilitar la gobernabilidad del Ayuntamiento de Carreño, en entredicho hasta ahora por el gran número de formaciones políticas presentes en la Corporación, ocho.


Según aclaró el portavoz de UNA en el Ayuntamiento, Roberto Holgado, «nuestro acuerdo con el gobierno implica tan solo que nos abstendremos en determinadas votaciones». Se trata de algunas de las más importantes del año en el Ayuntamiento, como son las decisiones sobre los presupuestos, el plan de ordenación urbana o, como se pudo comprobar hace solo una semana, con las tasas, impuestos y precios públicos para 2013.


Como contrapartida, tal y como admitió Holgado, el gobierno socialista ha incluido en el presupuesto de este año «una partida de 12.000 euros para el fomento de la participación ciudadana y otros 40.000 euros para llevar a cabo el saneamiento de la calle Carlos Albo».


El edil se mostró satisfecho del acuerdo alcanzado con el equipo de gobierno, que hasta ahora no había salido a la luz. Solo con las recientes votaciones en el pleno de Carreño, en las que la formación nacionalista había aprobado o presentado abstención con las propuestas del gobierno, en función de las necesidades, se había hecho evidente la existencia de un acuerdo para la estabilidad del mando en Carreño.


Como en el caso de UNA, las abstenciones de otras dos formaciones, IU y el Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE), posibilitaron recientemente la aprobación de los presupuestos, la modificación del plan urbano y los impuestos. Sin embargo, estos dos partidos niegan haber alcanzado ningún acuerdo con el PSOE.


«No tenemos ningún pacto con el gobierno y, es más, estamos muy lejos de poder alcanzarlo. Nuestras posturas son irreconciliables», aseguraba ayer el portavoz de IU, Manuel Medina. El motivo es «entre otras cosas, la creciente privatización de los servicios en el Ayuntamiento de Carreño».


El pasado mes de septiembre, las tres formaciones, con un solo representante por cabeza en el pleno de Carreño, mantuvieron un encuentro con el gobierno a puerta cerrada. Algo que no tiene ninguna relevancia, según el líder de la coalición. «Nosotros nos sentamos a hablar con todos los partidos políticos, sin excepción, otra cosa es que alcancemos un acuerdo, que a día de hoy no existe», dijo Medina.


Es más, «para que un entendimiento fuera posible habría que empezar por revertir la privatización de los servicios», aseguro el edil.


En esa línea se encuentra también la portavoz del PCPE, Ana Turrero, para quien «de existir un acuerdo con el gobierno ya sería conocido por todos». Explica Turrero que si «nos abstuvimos en determinadas votaciones fue por coincidencia, y por decisiones que se tomaron y que consideramos justas».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído