Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carreño

Adif da de baja a todo el personal de la estación de tren de Candás

La previsión es que en octubre ya no trabaje nadie en la parada ferroviaria, como ocurrió antes en el apeadero

Estación de Feve en Candás.

Estación de Feve en Candás. B. F.

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias de España (Adif) ya ha comunicado a los cinco jefes de circulación que trabajan en la estación de tren de Candás que deben pedir un traslado voluntario. Todos ellos recibieron una circular la semana pasada, dándoles de plazo hasta el 8 de septiembre para optar por otro lugar donde desarrollar su trabajo. Así, la estación candasina, enseña del transporte ferroviario asturiano, quedará huérfana, como antes que ella el apeadero situado en pleno casco urbano. Las máquinas se encargarán a partir de ahora de expedir los billetes y de informar a los usuarios, a través del telefonillo, de los retrasos de la línea entre Gijón y Avilés.

Una situación que, según manifestaron fuentes de la empresa a LA NUEVA ESPAÑA, encubre una próxima privatización del servicio, que podría acabar en la desaparición del tráfico de viajeros en la línea que transcurre entre Gijón y Pravia, pasando por Avilés, y que, en dirección a este último destino, es el único medio de transporte del que disponen los carreñenses. Además de los candasinos, también lo utilizan los habitantes de El Regueral y Zanzabornín, como enlace de ambos núcleos rurales con la capital municipal.

Con esta medida, ya anunciada por la empresa en una circular a los trabajadores fechada el pasado día 6, dejará de existir la información al viajero, algo especialmente necesario en los últimos tiempos en Candás debido a los continuos fallos en la maquinaria y a sus retrasos. Los paneles con los horarios del tren, cabe recordar, son controlados por el personal de la estación.

"Esto no es una gran ciudad, con población joven y adaptada a automatismos; aquí creemos que es necesario el servicio que se presta en la estación", manifiestan los trabajadores. Los trenes hace tiempo que circulan sin apenas interventores, y ahora lo harán también sin jefes de circulación. "Con el tiempo, afectará a la frecuencia de horarios", avisan, ante lo que creen una "privatización encubierta" del servicio.

La fórmula elegida por Adif para dar de baja a todo el personal de la estación de Candás ha sido la del "traslado voluntario", una práctica que obliga al trabajador a escoger un destino cercano en la región, ya que, en caso de no hacerlo, los trabajadores podrían verse obligados a desplazarse a otra comunidad autónoma.

De hecho, uno de los cinco jefes de circulación de Candás ya ha sido traslado a la estación de El Berrón, y los otros cuatro tienen de plazo hasta septiembre para pasar a su nuevo destino.

La desaparición del personal ya causó numerosas quejas en el apeadero de Candás e incluso provocó el descenso de usuarios. Muchos viajeros, de hecho, optan por la estación, al tener conocimiento de los horarios del transporte, y de sus retrasos.

La frecuencia actual de los trenes es de media hora, tanto a Gijón como a Avilés.

Compartir el artículo

stats