Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A los concejales les queda pequeño el municipio

Los ediles dedican gran parte de los plenos a debatir asuntos que no les competen, como la forma de Estado y la ley del aborto

Los plenos de Carreño dan para mucho. Para mucho más que para hablar y debatir de los asuntos que preocupan a los vecinos del concejo, porque los concejales han perdido horas y horas en el último año en discusiones sobre asuntos que están muy lejos de sus competencias. Si Monarquía o República o si es necesario implantar un plan estatal sobre el alzhéimer son debates que han ocupado a los políticos de Carreño, entre otros. Para discutir sobre estos y otros temas los concejales emplearon en la mayoría de los casos más tiempo que para hablar, por ejemplo, de la ciudad de vacaciones de Perlora o de los argayos en el paseo marítimo de Candás que tanto preocupan a los vecinos.

Uno de los debates más intensos que vivió la Corporación municipal el año pasado tuvo lugar en el pleno de junio. IU solicitó por la vía de urgencia una moción para instar desde el concejo al gobierno de España a celebrar un referéndum, en el que los ciudadanos pudiesen decidir entre Monarquía o República. Los ediles estuvieron debatiendo veinte minutos largos en una sesión de poco menos de hora y media. Incluso se llegó a pedir, por parte del concejal de Compromisu por Carreño, Roberto Holgado, que se retirase el retrato del Juan Carlos I tras su abdicación.

A los plenos también se han llevado otras mociones para la recuperación de las políticas de igualdad de trato entre hombres y mujeres, para extender el subsidio de desempleo a las personas en paro de larga duración que carezcan de ingresos y tengan responsabilidades familiares, para la remuneración de los autores por los préstamos de sus obras a bibliotecas, sobre el Día Internacional de la Violencia de género... Todas ellas presentadas a iniciativa del PSOE y en un sólo pleno, el de noviembre, en el que básicamente, del concejo, sólo se trató la modificación de crédito del Ayuntamiento y del Patronato Deportivo.

La mayoría de estas mociones, que exceden las competencias locales, fueron propuestas por el PSOE, IU, PCPE o Compromisu por Carreño. Otros grupos políticos, como Carreño Unido nunca han llevado estos debates a una sesión ni se han pronunciado al respecto por "desbordar el ámbito municipal". Tampoco PP, Foro y UICA, aunque sus ediles sí han entrado al trapo. Y lo más curioso de todo es que en muchos casos se ha llegado a aprobar la moción cuando la Corporación carreñense no ha logrado ni ponerse de acuerdo a finales de año en los presupuestos locales.

Con respecto al concejo, los temas más controvertidos que se han tratado en un pleno durante el 2014 fueron la reapertura del paseo marítimo -que se produjo antes del verano-, el cierre del túnel de Aboño -la principal vía para acceder al hospital de referencia de los carreñenses, el de Jove, en Gijón, y que sigue cortada al tráfico-, la instalación de una perrera en Tamón o la propuesta de IU de devolver el IBI cobrado como urbano a terrenos rústico.

Pero si ha habido una sesión curiosa fue la de febrero: los concejales dedicaron un debate de más de un cuarto de hora a algo tan simple como es el calendario de fiestas locales, que siempre recaen en las misma fechas: 1 de agosto, la Sardina, y 14 de septiembre, el Cristo. Fue la edil de Foro, Susana Corredor, la que propuso cambiar la festividad de San Félix de Candás por la de los Remedios en Guimarán. Su propuesta no fue apoyada, y menos con el lío de fechas que se montó. Unos con el calendario de 2014 y otros con el de 2015.

Compartir el artículo

stats