11 de septiembre de 2018
11.09.2018

Val de Boides revalida premio en casa

La DOP de Castañón, que ganó los dos últimos certámenes de Nava, se impuso en el XXXIV Concurso Regional de Sidra Natural de Villaviciosa

11.09.2018 | 02:53

Algo tiene la sidra de Val de Boides, del llagar de Castañón, en Quintueles, que convence a los jurados de los principales concursos de Asturias. En julio repitió triunfo en el de Nava -ya había ganado el año pasado- y ayer se impuso en el de Villaviciosa, también con su marca de Denominación de Origen Protegida (DOP). Así que Julián Castañón estaba pletórico: "es una satisfacción muy grande ganar los dos premios en el mismo año". Por lo que "más perfecto, imposible". Estos certámenes "marcan la calidad" de los caldos asturianos y siente "una satisfacción enorme".

El llagarero maliayés apuntó que la clave está en "hacer siempre lo mismo y tratar de hacerlo bien". Esto se traduce en acertar en la mezcla de variedades más idónea a la hora de mayar.

Castañón define esta sidra ganadora allá donde se presenta como una bebida con "sabor seco, muy aromática, buen pegue y que se comporta muy bien en el vaso". Eufórico, recogió ayer el diploma que acredita este nuevo triunfo de manos del director del Serida, Ramón Antonio Juste Jordán, y el trofeo correspondiente, que le entregó el alcalde de Villaviciosa, Alejandro Vega. El premio se quedó en casa.

Mino Villarrica, presidente del jurado, destacó que los siete caldos que llegaron a la final -de los 42 que concurrieron- eran "sidras bastante parejas" porque estaban "bastante igualadas", aunque tuvieron que elegir la que más le convenció fue la de Val de Boides. Llevaba el número 6 y logró 86 puntos, frente a los 83 que obtuvieron las tres siguientes. Fueron los que les otorgaron el comité de expertos formado por Víctor Fernández, Luis Manuel Naredo, Mino Villarrica, Guti Rodríguez y Sindo Martínez.

Villarrica reconoce que la sidra de la "cosechona" de manzana pasada no está siendo "muy boyante", pero destaca que cada vez "hay mejor sidra", más igualada, sin que destaquen los toneles de diez ni los pésimos.

La sidra también regó la merienda en la calle en El Pelambre, con más de 400 comensales. En la mesa de los vecinos de Gancéu no faltaron empanada, embutido, tortilla, chorizo a la sidra ni tarta. Disfrutaron de esta convivencia con motivo de las fiestas del Portal, que siguen hoy con ciclismo, el "Pekeportal", concentración de peñas disfrazadas y verbena.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook